La integración social es un factor clave del bienestar emocional y para convivir con otras personas tanto con el ámbito personal como laboral a desarrollar habilidades sociales, conductas y que expresan sentimientos, actitudes, deseos y derechos, de una manera adecuada y que resuelvan satisfactoriamente cualquier conflicto de relación con los demás. Si cultivamos y dominamos estas habilidades podremos conseguir satisfacciones en el ámbito de la familia, de las amistades y en las relaciones laborales.
el asertividad es la habilidad social que consiste en tener la capacidad de autoafirmarse los propios derechos, a manifestar de manera clara y respetuosa las propias opiniones, emociones y creencias, respetando al mismo tiempo los sentimientos y derechos de los demás.

Los comportamientos asertivos suponen saber defender las propias necesidades frente a las exigencias de los demás sin comportamientos agresivos.

Aspectos que caracterizan a una persona asertiva

Una persona asertiva se caracteriza por tener la capacidad de expresar lo que quiere o necesita, velando por los propios derechos y sentimientos, sin herir a los demás.

Implica respeto hacia uno mismo al expresar necesidades propias y defender los propios derechos y respeto hacia los derechos y necesidades de las otras personas

En caso de conflicto busca a través del diálogo, mediante la mediación, llegar a un acuerdo favorable para ambas partes. Su objetivo es la potenciación de las consecuencias favorables y la minimización de las desfavorables. Su forma de pensar es más racional, actuando de forma más adaptativa a su vida y circunstancias.

Una persona asertiva sabe respetar a los demás sin dejar de respetarse a sí misma

Las personas con escasa asertividad tienen tendencia a enfrentarse de manera inadecuada a las demandas del medio social sea en el trabajo o en su vida, en cambio una persona asertiva disfruta de unos sentimientos estables y controlados y su sentido de autonomía, autosuficiencia y autoestima es elevado.

Entrenando seleccionados para ser más asertivos conseguiremos cambios en las relaciones

Cómo entrenarse para ser una persona asertiva

  1. Inicia y ten cuidado con las interacciones con los demás
  2. Ten una actitud comprensiva hacia los otros – Empatía
  3. Da y recibe elogios de manera agradecida
  4. Reconoce y acepta tus propias debilidades
  5. Rechaza las propuestas que sean irracionales
  6. Expresa tus sentimientos, sean positivos o negativos
  7. Solicita cambios en las personas con las que te relacionas

La asertividad se mide por la manera en que pensamos. Los pensamientos forman nuestro marco de referencia y hacen que respondamos de una manera u otra. L se personas con “diálogos internos negativos”, cargados de expresiones negativas en relación al desempeño de lo que hacen los demás o sobre sí mismos, tienden a tener más dificultades para responder asertivamente.

Cuando se es una persona asertiva hay un mayor entendimiento en las relaciones interpersonales

¿Cómo va tu organización en conductas asertivas?

Si quieres entrenar a las personas de tu organización en asertividad, podemos hacerlo juntos.

María José Torrente, Psicóloga Organizaciones y Personas