Las personas refugiadas son personas que han tenido que abandonar su país de origen debido a temores fundados de ser perseguidas por motivos de raza o de etnia, religión, género u orientación sexual; por razón de pertenencia a un determinado grupo social o nacionalidad; por opiniones políticas u otros motivos que suponen un riesgo real para su vida y su integridad física en caso de volver a su país de origen.

Se pueden encontrar en tres situaciones:

  1. Solicitantes de protección internacional
  2. Refugiados
  3. Beneficiarios de protección subsidiaria

Las personas solicitantes de protección internacional están autorizadas a trabajar, de forma automática, sin necesidad de realizar ningún trámite adicional, a partir de los 6 meses desde la fecha en que se haya presentado la solicitud y haya sido admitida a trámite, y están documentados con la “tarjeta roja” vigente. Es muy fácil de identificar puesto que en la propia tarjeta consta la frase “autoriza a trabajar”. No existe ningún tipo de restricción ni en el sector de actividad ni en el ámbito geográfico. Los solicitantes de protección internacional tienen la tarjeta roja y los refugiados y los beneficiarios de protección subsidiaria tienen un NIE que les autoriza a residir en el país de acogida y a trabajar en él.

La incorporación de personas refugiadas a las empresas es una oportunidad para incorporar conocimientos y ser solidarios, pudiéndose destacar como ventajas:

  • Internacionalización del negocio. Disponer de personas con conocimiento de lenguas (árabe, inglés, francés, ruso, ucraniano, etc.) promueve la captación de nuevos clientes y la expansión hacia nuevos mercados.
  • Responsabilidad social empresarial (RSE) y de las organizaciones (RSO). Facilitar a estas personas el acceso al trabajo es fomentar la responsabilidad social.
  • Plantillas con diversidad de perfiles. Una plantilla con personas de origen diverso genera beneficios a la organización, puesto que favorece la resolución de conflictos y fomenta un clima laboral más inclusivo y tolerante en las relaciones entre empleados, así como con el público y los clientes.
  • El tríptico Cómo contratar personas refugiadas facilita una información esencial para la contratación de personas refugiadas, que es igual que para las personas nacionales, y en el que hemos colaborado directamente mediante la Fundación Pimec.

 

PIMEC, a través del Departamento Jurídico, os ofrece apoyo y asesoramiento técnico en el proceso de contratación de personas refugiadas.