Antes de que el término de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) entrara a formar parte del lenguaje empresarial, los Departamentos de Recursos Humanos de las empresas velaban para garantizar la legalidad vigente en un entorno de trabajo seguro y estable , así como asegurar el bienestar de los trabajadores y garantizar unas condiciones laborales justas.

 rsc1

Ahora, muchos de estos conceptos están integrados dentro de la RSC de la empresa, ampliados y diversificados, con el fin de alcanzar el reto que significa ser considerada una empresa socialmente responsable.

Hoy en día, muchas empresas se enfrentan a un escenario cambiante y complejo: su actividad se desarrolla en diversidad de países, cada vez más, ha tenido que diversificar su negocio tradicional hacia nuevas actividades, integran plantillas social y culturalmente muy diferentes, con diferentes niveles de calificación, además de la cada vez más amplia variedad de normativas y legislación.

Uno de los grandes retos de los Departamentos de Recursos Humanos es integrar diversidad y complejidad y, al mismo tiempo, garantizar la aplicación colectiva de las mismas normas internas, el efectivo cumplimiento los derechos humanos y laborales y la integración de la cultura de empresa.

Estricta vigilancia

Por otra parte, las empresas están sujetas a una estricta vigilancia, no sólo por parte de los reguladores, trabajadores y sindicatos, sino también para inversores, clientes y la sociedad en general que , con el avance de los sistemas de información, se ha convertido en un observador activo de todas las prácticas empresariales.

En la actualidad, para ser considerando un empresario responsable o lo que es lo mismo, integrar la RSC dentro de las políticas de la empresa, es necesario mucho más que el simple cumplimiento de la ley.

Las empresas que actúan integrando la RSC en el ámbito de los RRHH están creando valor y convirtiendo los retos en oportunidades, porque se trata de resolver desafíos sociales a través del compromiso real con los empleados.

Las personas en el centro

Además, no olvidemos que una óptima gestión de las personas es imprescindible para garantizar la competitividad futura de cualquier empresa.

En una organización ética y socialmente responsable, las personas deben ser el centro de cualquier actuación , lo que implica dar participación a los trabajadores y conseguir la integración de sus objetivos con los objetivos de la empresa. Esto, al mismo golpe, implica obligatoriamente una transformación en la dirección de RRHH, desde una dirección tradicional a una dirección por valores.

La aportación interna que conseguimos con la RSC es indudable, por ejemplo, en la selección y atracción del mejor talento. Las empresas más responsables son las que atraen el mejor capital humano, y éste es un valor fundamental. Más allá de las incorporaciones dentro de la organización, la RSC ayuda a una mejor integración de las personas el desarrollo de un sentimiento de identidad corporativa , favoreciendo la creación de una vinculación y un vínculo más estrecho entre el empleado y la empresa.

Las empresas socialmente responsables retienen el mejor talento, y mantienen más altos niveles de motivación de sus trabajadores, dándoles una participación más activa y favoreciendo el desarrollo de sus habilidades, competencias y también su desarrollo personal.

Prácticas responsables desde los Departamentos de Recursos Humanos

Algunas de las prácticas responsables que podemos ofrecer desde los Departamentos de Recursos Humanos, son:

    • ofrecer un adecuado programa de formación
    • establecer planes que aseguren la igualdad entre los trabajadores
    • la conciliación de la vida laboral y personal
    • la vigilancia de la salud y los beneficios sociales
    • los programas de voluntariado

 

Estos son elementos importantes que se unen a motivaciones más tradicionales relacionadas con la retribución económica y la seguridad.

Si lo intentamos, lo podemos conseguir. Como decíamos antes, sólo hay que mantener como meta principal la alineación de los objetivos empresariales con los objetivos individuales y sociales , para avanzar hacia una empresa socialmente responsable.