Este término, que puede parecer muy técnico y que cuesta traducirlo en conceptos más cercanos y prácticos, esconde un hecho que en realidad no es tan complicado. Conozcamos qué es la simbiosis industrial:

Se trata de analizar allí donde haya una concentración industrial, qué recursos sobrantes, residuos sólidos o líquidos, o flujos de energía genera una empresa que no los quiere, y detectar otra a la que le puedan interesar para incorporarlos en su proceso, directamente o con una transformación previa.

El incentivo principal para hacer esto es económico, de reducción de gastos para eliminar o transportar lo que una empresa lanza, y de ahorro derivado de sustituir los suministros habituales por otros reaprovechados para la empresa que los incorpora.

Obviamente hay otros incentivos, como son la mejora ambiental , la innovación que supone el replanteamiento de cómo se hacen las cosas, y el hecho de hacer una gestión eficiente de los recursos, alargando su vida útil.

El entorno idóneo donde hay concentraciones de empresas y donde es más fácil llevar a cabo este análisis son los polígonos industriales .

En la opinión de quien los escribe, principalmente hay dos barreras que hay que superar para avanzar en la simbiosis industrial .

  • La primera, la falta de hábito de cooperación o de compartir conocimientos y experiencias entre empresas vecinas.
  • La segunda, determinadas corsés legales que dificultan nuevas maneras de hacer las cosas.

Para mejorar la primera barrera, hay que crear espacios en los polígonos, en los que las empresas puedan explicarse casos de éxito, plantearse problemas, dudas, iniciativas.

Por otro lado debe haber alguien que recoja la información de cada una de las empresas para abrir el foco y la analice desde un punto de vista global.

Sólo desde esta puesta en común y este análisis se podrá llegar a concluir que el vapor de agua que emite la empresa a, le puede interesar aprovecharlo a la empresa B para calentar una fase de su proceso; o que determinado residuo de la empresa C puede incorporar la empresa D como subproducto que sustituya una materia prima que esta comprando; o que las empresas E, F y G necesitan una instalación de refrigeración que se podría montar mancomunada para las tres, reduciendo costes de instalación y de mantenimiento, etc, etc …

Para superar la segunda barrera, sólo con casos bien fundamentados y analizados, en los que se demuestre el ahorro en recursos, la eficiencia, la mejora ambiental, y la implicación de las empresas, se podrá ir a hablar con las administraciones para a cambiar las cosas.

Inclou en el compte d’explotació els costos relacionats amb el medi ambient

Debemos pensar que la Simbiosis Industrial es una parte de la llamada Economía Circular, que está impulsada por la Unión Europea como modelo económico a seguir, que la Administración Catalana lo está promoviendo, como se puede constatar en la primera línea de ayudas económicas para proyectos de Economía Circular que recientemente ha publicado la Agencia de Residuos de Cataluña.

Por lo tanto, es el momento de ponerse, PIMEC está presentando algunos proyectos aprovechando la posibilidad de obtener alguna de estas ayudas y poder desarrollar este tipo de proyecto en dos polígonos industriales.

Pero más allá de las ayudas que pueda haber, es una manera de gestionar y analizar a la que hasta ahora no estamos acostumbrados y que es lo suficientemente atractiva desde el punto de vista económico y de eficiencia como para que sea la iniciativa privada la que la trabaje.