A corto plazo, con el precio del petróleo bajo, nos encontramos en una situación en la que desde un punto de vista económico, prácticamente todos los países productores pierden, pero todos piensan que a medio plazo los demás perderán más que ellos.

El precio del petróleo: ¿Por qué ha bajado el precio del petróleo?

Por eso nadie reduce su oferta. Podemos especular con lo que piensa cada actor:

  • La Arabia Saudita y sus aliados del Golfo Pérsico, con costes de producción muy bajos y unas reservas enormes, se dan cuenta que con el precio por encima de los 100 $ / barril muchos pozos de otros lugares son rentables, lo que propicia el desarrollo tecnológico para explotar estas nuevas reservas y alienta el efecto sustitución por parte de los países más dependientes. También es posible que hayan llegado a la conclusión de que el mundo pueda dejar de necesitar petróleo mientras que a ellos todavía les quede gran cantidad de reservas. Con el precio bajo, pretenden que quiebren las inversiones en nuevas técnicas extractivas (financiadas con deuda) e impedir que Irán modernice sus pozos e incremente la oferta una vez levantado su embargo. Como perjuicio, esta política de precios bajos le supone un importante déficit público.

  • Los Estado Unidos de América con un precio de 100 $ / barril, ya partir de las nuevas técnicas de extracción, en poco tiempo podían alcanzar la independencia energética del exterior. Los precios bajos han intensificado los avances tecnológicos, lo que ha permitido que los productores aguanten más de lo esperado (hay pozos rentables a partir de 30 $ / barril), ha habido grandes aumentos de productividad (con estas nuevas técnicas, el primero más de producción extraían alrededor de 100 barriles por día en 2010 y actualmente se extraen más de 400), la inversión para explotar estos nuevos yacimientos es menor que la necesaria en los pozos convencionales y han cerrado los pozos menos rentables. Desde un punto de vista geopolítico, los precios bajos perjudican mucho más a adversarios políticos suyos como Rusia o Venezuela con costes de extracción mucho más elevados y que basan su economía en la exportación de petróleo. El principal perjuicio es para sus empresas que habían que habían hecho inversiones en explotaciones petrolíferos, endeudándose y teniendo como marco de referencia un precio más elevado para hacer rentable la inversión.

  • Países como Rusia y Venezuela , con costes de extracción mucho más elevados que los de los países del Golfo Pérsico piensan que esta situación es temporal y no quieren perder cuota de mercado. Siguen vendiendo a precios bajos aunque ello les suponga enormes desequilibrios presupuestarios y consecuencias muy negativas para su economía. Con todo, tampoco tienen muchas alternativas que esperar a que los precios vuelvan a subir.

Podemos concluir que los productores están extremando su capacidad para aguantar los mismos niveles de oferta de cada uno y esperan que sean los demás quienes la recorten, para que los precios vuelvan a subir.

Sin embargo todo, el exceso de oferta ha provocado que se haya ido acumulando petróleo ya extraído y no utilizado, lo que seguramente conllevará que se mantengan los precios bajos los próximos meses.