Una de las medidas “estrella” de la reciente reforma de la legislación del trabajo autónomo es la posibilidad de percibir el 100% de la pensión y seguir trabajando, que será permitida a aquellos autónomos que tengan al menos un trabajador.

Quines són les mesures per a autònoms aprovades al Congrés?

En la actualidad, la ley permite a todos los trabajadores cobrar el 50% de la pensión a la que tienen derecho y seguir trabajando, ya sea como autónomos o como asalariados. Hasta la fecha, el 85% de las personas que se han acogido a esta posibilidad son autónomos. No es casualidad.

Tenemos un problema con nuestro sistema de pensiones

Tenemos un problema muy serio con nuestro sistema de pensiones, relacionado con la futura (in) suficiencia de las prestaciones que percibirán la gran mayoría de los autónomos.

El 86% de los autónomos está cotizando por la base mínima, lo que tendrá evidentes consecuencias negativas sobre la cuantía de su pensión

de hecho, ya en la actualidad el importe de la pensión de un trabajador por cuenta propia es de media un 40% más bajo que el de un pensionista que ha sido asalariado. Y es que la cosa viene de lejos: como cotizar al RETA no da derecho a muchas coberturas, la cotización – que en realidad es un seguro – se visualiza como un simple impuesto, y lógicamente todo el mundo opta por pagar el mínimo. “Ya ahorraré”, se dice todo el mundo.

Pero la vida del autónomo es dura, la incertidumbre es una permanente compañera de viaje. Y al final de su vida profesional, ya pesar de la tasa de ahorro privado en general de los autónomos es seguramente superior a la de la población asalariada, lo cierto es que no llega.

Fuente: Consejo de Trabajo, Económico y Social de Cataluña (CTESC , datos 2015)

Como veis, el problema no es de futuro, lo tenemos ya encima. Y aún se agravará más en los próximos 10 años, a medida que se vayan jubilando los autónomos de más edad, que no son pocos: casi un 26% del colectivo tiene más de 55 años , cerca de 830.000 personas en España, más de 140.000 en Cataluña.

Que los autónomos puedan seguir en activo y al mismo tiempo percibir la pensión será para muchos de ellos una buena manera de complementar unos ingresos

Así pues, que a partir de ahora los autónomos puedan seguir en activo y al mismo tiempo percibir la pensión será para muchos de ellos una buena manera (a menudo, probablemente la única) complementarse unos ingresos demasiado reducidos durante los primeros años de su jubilación. La idea que tiene el legislador es comprobar cómo funciona y, si el resultado es positivo, probablemente trasladar la medida a todos los autónomos, tengan empleados o no tengan.

En un próximo artículo analizaremos si esta nueva realidad de la llamada “jubilación activa” los autónomos , aparte de ser positiva para estas personas, lo es también para la economía.