¿Qué es más importante a la hora de comunicar? La experiencia o documentar el conocimiento adquirido? Ante la vorágine de información de hoy en día, nuestra obsesión por la multitarea y el ritmo creciente que nos imponemos cada día, nos queda poco tiempo para la reflexión, la estrategia y la planificación. No sólo somos menos productivos, sino que perdemos una excelente oportunidad de evaluar nuestras acciones, corregir errores y aprovechar plenamente la experiencia.

Más allá del entorno digital, donde en muchas ocasiones nos obsesionamos por los datos pero carecemos de un análisis previo sobre cuáles son los objetivos realmente importantes y con qué propósito nacieron . Y es que existen dos entornos comunicativos donde el análisis y la evaluación son claves.

Entornos comunicativos donde el análisis y la evaluación son claves

En el primer caso, y más importante incluso que la experiencia, lo más relevante es su documentación.

122

Imagina que una empresa de consultoría ha desarrollado un proyecto con resultados excelentes. Dónde queda toda esta experiencia, más allá del conocimiento de las pocas personas que han participado en la operación, si todo este proceso no se documenta, se recoge y se comparte con el resto de empleados de la empresa? Cuánto dinero y esfuerzo se ahorrará esta misma compañía si se repite una operación similar? Se podría aprovechar incluso como formación interna, como una manera de aportar conocimiento y experiencia al conjunto de la organización, con un coste prácticamente cero.

Por este motivo, el conocimiento compartido, el análisis y la posibilidad de reunir experiencias y enseñanzas es casi una obligación en el entorno actual.

El conocimiento compartido, el análisis y la posibilidad de reunir experiencias y enseñanzas es casi una obligación en el entorno actual

En la comunicación de crisis sucede algo muy similar, con el agravante de que muchas organizaciones viven casi en una crisis permanente. Si te tienes que enfrentar a la gestión comunicativa de una crisis, uno de los aspectos básicos que conviene contemplar, y casi siempre se olvida, es el día después. Piensa que es básico preguntarse y ir documentando qué funciona y qué no, en qué contexto, qué hicimos frente a tal amenaza y como resultó, que pudimos haber hecho mejor … Solo así harás un examen interno que mejorará los procedimientos para el futuro. Además, podrás compartir estos errores (y aciertos) con el resto de la empresa. Y es que, ya que has sufrido la crisis, aprovéchala!

“Así mejorarás, a título individual, y permitirás mejorar en tu compañía”

 116-utilizada Deberías plantearte, especialmente en comunicación, cuando termina un proyecto. En muchas ocasiones esta finalización debería ser la excusa para empezar el análisis y reflexión que da continuidad a muchos otros proyectos que se beneficiarán de los aciertos y fracasos anteriores. Así mejorarás, a título individual, y permitirás mejorar en tu compañía.