La Estrategia para la Igualdad de Género articula el trabajo de la Comisión Europea en materia de igualdad entre hombres y mujeres y establece los objetivos estratégicos y las acciones claves para el periodo 2020-2025. El objetivo es hacer posible una Europa igualitaria desde el punto de vista de género donde la violencia de género, la discriminación sexual y las desigualdades estructurales entre mujeres y hombres sean cuestiones del pasado.

La promoción de la igualdad entre mujeres y hombres es una tarea que la Unión tiene que desarrollar en todas las actividades, como le exigen los Tratados. La igualdad de género es un valor central de la UE, un derecho fundamental y un principio clave del pilar europeo de los derechos sociales. La Unión Europea es líder mundial en igualdad de género: de los veinte países de todo el mundo que destacan en materia de igualdad de género, catorce son estados miembros de la UE. A pesar de lo expuesto, ningún estado miembro ha alcanzado la plena igualdad de género y el progreso es lento.

La Comisión reforzará la integración de la perspectiva de género mediante la inclusión sistemática en todas las fases del diseño de las políticas de actuación de la UE en todos los ámbitos, tanto internos como externos. La estrategia se aplicará utilizando la interseccionalidad como principio transversal.

La UE trabajará para prevenir y luchar contra la violencia machista, apoyar y proteger a las víctimas de los delitos correspondientes, y exigir responsabilidades a los agresores por su conducta. El 55% de las mujeres de la UE han sufrido acoso sexual.

Los estereotipos de género son una de las causas profundas de la desigualdad entre mujeres y hombres y afectan a todos los ámbitos de la sociedad. La UE contrarrestará los estereotipos de género poniendo en marcha una campaña de concienciación centrada en la juventud. El 44% de los europeos considera que el papel más importante de una mujer es cuidar del hogar y la familia y el 43% cree que el papel más importante de un hombre es ganar dinero.

La UE velará porque las mujeres y los hombres reciban igual salario por un mismo trabajo y por un trabajo de igual valor, proponiendo disposiciones vinculantes en materia de transparencia salarial desde ahora y hasta el final del año 2020. Se realizarán acciones para que las normas de la UE relativas a la conciliación de la vida familiar y profesional de las mujeres y los hombres funcionen en la práctica. Así mismo, se quiere mejorar el acceso a los servicios de guarderías y otros servicios de asistencia asequibles y de alta calidad, invirtiendo en servicios asistenciales y en la adopción de una Garantía Infantil Europea. Las mujeres de la UE ganan, por término medio, un 16% menos por hora que los hombres, y la diferencia entre la tasa de empleo de las mujeres y los hombres en la UE es del 11,6%. Las pensiones de las mujeres son un 30,1% más bajas que las de los hombres. El 75% de las tareas de cuidado no remuneradas las realizan las mujeres.

Se llevarán a cabo acciones para mejorar el equilibrio entre mujeres y hombres en los puestos de decisión, por ejemplo, en los consejos de administración y en política. Así mismo, se fomentará una participación más equilibrada de las mujeres y de los hombres en todos los sectores laborales con vistas a una mayor diversidad en el trabajo. Tan solo el 7,5% de los presidentes/as de consejos de administración y el 7,7% de los ejecutivos son mujeres. Igualmente, solo el 22% de las personas programadoras de IA son mujeres.

Este 2020 se conmemora el 25° cumpleaños de la adopción de la Declaración y Plataforma de Acción de Pekín, el primer compromiso y plan de acción universal para avanzar en la igualdad entre mujeres y hombres. La actual estrategia de la UE contribuirá a la configuración de un mundo mejor para las mujeres y los hombres, las niñas y los niños.