Mecanismos legales ante la falta de liquidez

La situación que estamos sufriendo por la crisis sanitaria que en Cataluña y en España ya supone la declaración de estado de alarma, está provocando y provocará inevitablemente que no se puedan atender las obligaciones de pago en su plazo y, como consecuencia, que los autónomos y las pequeñas y medianas empresas sufran las consecuencias de clientes que no pueden hacer frente a los pagos o que sean ellos mismos quienes no puedan hacer frente a los pagos con proveedores.

En estas situaciones de falta de desequilibrio entre la tesorería y los vencimientos que provocan situaciones de falta de liquidez, existen mecanismos legales para poder dar soluciones equitativas, desde un punto de vista consensual con las partes intervinientes en el negocio o relación comercial.

Desde un punto de vista legal, el no poder hacer frente a las obligaciones de pago en el plazo de vencimiento, se denomina insolvencia, lo que no quiere decir que exista una situación de pérdidas desde un punto de vista patrimonial o estructural o que esto tenga que provocar la liquidación de la empresa. Para resolver las situaciones de insolvencia transitoria o falta de liquidez para poder hacer frente a los pagos ordinarios al vencimiento, la Ley concursal establece una serie de mecanismos que pueden ser la herramienta adecuada para resolver la situación que la crisis sanitaria que está provocando en todos los sectores empresariales. En este sentido:

– El acuerdo extrajudicial de pagos es un mecanismo de mediación, no judicial, que sirve para que el deudor empresario, tanto persona física como jurídica, siempre que su deuda sea inferior a 5 millones de euros a los cuales no puede hacer frente, pueda llegar a acuerdos con sus acreedores que supongan un aplazamiento en el pago de la deuda y, por lo tanto, pueda comportar una recuperación desde un punto de vista de liquidez.

– La solicitud de inicio de negociaciones con acreedores es un mecanismo que tiene como finalidad, ante una situación de insolvencia, poner de manifiesto al Juzgado que se está negociando con los acreedores, a los efectos de que se puedan paralizar ciertas ejecuciones y a los efectos de demostrar la diligencia de que se está negociando para llegar a acuerdos con los acreedores.

– La posibilidad de acudir a un procedimiento de mediación civil o mercantil a los efectos que sea un tercero que pueda intervenir en la negociación y llegar a acuerdos. Además, la Ley de Mediación recoge la posibilitado de aplicarse a supuestos transfronterizos a nivel europeo.

Por otro lado, hay que añadir que ante una situación de crisis como la actual, que supone que el incumplimiento de obligaciones que sean causadas por esta, a priori, acontece causa mayor y, por lo tanto, es un incumplimiento involuntario, requiere un margen de negociación o entendimiento entre las partes. Es decir, no se puede penalizar o responsabilizar a quien no puede atender a sus obligaciones –sean pecuniarias o de otra índole- por un hecho imprevisible y declarado por las administraciones públicas, dado que supone una alteración de las circunstancias de la relación contractual.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*

Previous Story

Cuestiones importantes a tener en cuenta para poder proceder a hacer un ERTE

Next Story

Procedimientos laborales por fuerza mayor

Latest from Panorama