La antigüedad de los trabajadores fijos discontinuos: el cambio de criterio de la STS

La antigüedad de los trabajadores fijos discontinuos: el cambio de criterio de la STS de 19.11.2019 (Rec. nº 2.309 / 2,017). La sentencia objeto de comentario se planteó la cuestión del devengo del complemento salarial de antigüedad del personal fijo discontinuo que trabaja para la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT).

El Convenio Colectivo aplicable al personal laboral de la Agencia regula unos trienios que se devengan por cada tres años de “servicios efectivos”.

La doctrina anterior del Tribunal Supremo (la última fue la STS de 03/05/2019) resolvió que para determinar y calcular los trienios del personal laboral fijo discontinuo de la AEAT debe contarse solo el tiempo realmente trabajado y no todo el tiempo de relación laboral desde la fecha de inicio de la prestación de servicios. Esta doctrina razonaba que la previsión del Convenio Colectivo era de clara interpretación al referirse a los “servicios efectivos”. A su vez, argumentaba que este criterio no es contrario a la igualdad de derechos de los trabajadores a tiempo completo y a tiempo parcial que proclama el artículo 12 del Estatuto de los Trabajadores, porque este precepto limita el tratamiento igualitario al señalar que los derechos serán reconocidos de manera proporcional en función del tiempo trabajado “cuando corresponda en atención a su naturaleza”. También añadía que este criterio no es contrario al principio constitucional de igualdad del artículo 14 de la Constitución, entendiendo que la situación de los trabajadores fijos discontinuos no es igual a la de los trabajadores a tiempo completo, por lo que entendía que su antigüedad se calculará en proporción al tiempo efectivamente trabajado.

El Tribunal Supremo cambia su doctrina aceptando el criterio establecido por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea en su auto de 10/15/2019 que resolvía los asuntos C-439/18 y C-472/18. El TJUE declaró que la cláusula 4 de la Directiva 97/81 / CE, de 15 de diciembre de 1997, que incorpora el Acuerdo Marco sobre el trabajo a tiempo parcial, debe interpretarse en el sentido de que se opone a una normativa nacional que en el caso de los trabajadores fijos discontinuos excluye, a los efectos de antigüedad, los períodos de interrupción de la ocupación que no son de trabajo efectivo.

El TJUE entiende que los trabajadores a tiempo completo y los fijos discontinuos se encuentran en situaciones comparables tanto en lo que se refiere a las funciones como a la duración del contrato y considera que no hay una razón objetiva que justifique que los fijos discontinuos devenguen los trienios a un ritmo más lento que un trabajador a tiempo completo.

El Tribunal Supremo aplica este nuevo criterio y cambia su doctrina tradicional resolviendo que para calcular los trienios de los fijos discontinuos se debe contar todo el tiempo de antigüedad incluyendo también los períodos de no ocupación. Con la nueva doctrina este personal también devengará los trienios transcurridos tres años de la relación laboral.

Esta doctrina es susceptible de ser aplicada no solo al personal laboral de la AEAT sino a todos los trabajadores fijos discontinuos en cuanto a los derechos de promoción económica (complemento personal de antigüedad) y de promoción profesional (ascenso).

Ramon Valls
Abogado colaborador

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*

Previous Story

El derecho a la adaptación de jornada

Next Story

El registro salarial como herramienta contra la brecha de sueldos

Latest from Panorama