El emprendimiento, eje fundamental de la sociedad

Como nuevo presidente de PIMEC Joves Barcelona, creo necesario escribir estas reflexiones que serán nuestra hoja de ruta de las actividades que la Comisión de Barcelona realizará en los próximos tiempos.

Todo empresario es emprendedor, de lo contrario, pronto dejará de ser empresario. Uno de los elementos que desde la Comisión de PIMEC Joves Barcelona queremos fomentar es la protección de la iniciativa emprendedora dentro y fuera de la empresa.

Las empresas «clásicas» tienen unos límites que difícilmente pueden superarse sin innovación ni emprendimiento. Si la empresa «clásica» quiere conseguir vender más productos o servicios debe buscar más clientes interesados, pero llegará un punto en que la empresa tendrá que conseguir vender a personas que todavía no consumen porque realmente no valoran estos productos. Así pues, para conseguir que quieran comprarlos la empresa tendrá que bajar el precio. Esta devaluación de precios, sin la aportación de valor añadido, afecta negativamente al empresario, al trabajador y a toda la sociedad.

Para evitar devaluar nuestros productos y servicios necesitamos un emprendimiento fuerte, dentro o fuera de la empresa, que genere e implemente nuevas ideas que creen mayor valor y riqueza en pro de la empresa y de la sociedad actual y del futuro.

Creo que es momento de reivindicar una máxima que todo el mundo conoce, pero que poca gente se atreve a mencionar: «Sin emprendimiento no hay empresa, sin empresa no hay trabajo y sin trabajo ni empresa no hay administración pública».

Por tanto, y por el bien de todos, la empresa y la administración pública deberían hacer un «pacto de país» para fomentar desacomplejadamente el emprendimiento en nuestra sociedad. Esto pasa por, entre otras iniciativas, atacar el problema desde la raíz y generar planes de estudios que permitan desarrollar actitudes y habilidades emprendedoras. Es necesario implementar formación financiera, talleres de economía aplicada (confección de análisis de mercado, Plan de marketing, Plan de inversiones, Plan de recursos humanos…). Pero, por otro lado, también debemos revitalizar los oficios para evitar que las transiciones sociales, económicas y tecnológicas queden en proyectos que no pueden ejecutarse.

Por último, otro de los elementos esenciales para fomentar esta actitud emprendedora es prestigiar, por parte de las instituciones, la figura del emprendedor y del empresario como elemento vertebrador de nuestra sociedad para la generación de valor y riqueza.

Los emprendedores necesitamos:
• Mejorar la fiscalidad y obligaciones con la Seguridad Social al iniciar una actividad empresarial (sin edad). No podemos poner trabas a quienes pueden ofrecer valor y riqueza a la sociedad.
• Mejorar la fiscalidad para los jóvenes (desde autónomos hasta sucesiones).
• Promoción y ayudas al talento (contratación).
• Financiación específica para proyectos que puedan ofrecer valor y riqueza.

Tenemos mucho trabajo que hacer para poder tener futuro.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*

Previous Story

Conclusiones de la Mesa para la Reactivación Económica del AMB en materia de comercio y turismo

Next Story

Millorar la logística per impulsar l’economia

Latest from Opinión