La comunicación en la empresa con mirada inclusiva

Un aspecto fundamental que debemos trabajar y poner en práctica todas las personas que formamos parte de las empresas y de la sociedad es el lenguaje inclusivo y la forma de comunicarnos.

El lenguaje y la comunicación nos proporcionan la oportunidad de poder expresar ideas, valores y actitudes. Desgraciadamente, en la sociedad actual encontramos que las mujeres no cuentan con una representación adecuada a nivel de lenguaje, algo que puede fomentar su invisibilidad.

Cuando pensamos en el uso del lenguaje inclusivo nos viene a la mente que éste supone una redacción compleja, que los términos genéricos ya proporcionan esta perspectiva de género o que, por el contexto, ya se sobreentiende que también se dirigen a las mujeres; pero ¿realmente es así?

La realidad en la que vivimos nos ofrece una visión de sociedad diversa e inclusiva, y la lengua nos proporciona la oportunidad de reflejar exactamente lo que nos rodea y queremos comunicar, sin discriminar. El hecho de comunicar siempre en masculino (sin intención discriminatoria) oculta a las mujeres, su rol, papel y posición en la sociedad y, de igual modo, en el mundo empresarial.

Desde la empresa se pueden realizar muchas acciones positivas, orientadas a fomentar la igualdad de género y de oportunidades. Este lenguaje no sexista e inclusivo debe marcar la comunicación de la empresa, de forma unánime para todas las personas que forman la organización y en todos los departamentos que la conforman.

Algunos ejemplos de buenas prácticas que promueven el lenguaje inclusivo podrían ser revisar los nombres de los cargos y puestos de trabajo para romper los estereotipos de posiciones destinadas a hombres o mujeres y roles de género, así como sensibilizar a la plantilla sobre la importancia que cobra la temática y qué plan de acción se puede seguir en la empresa para implementar cambios positivos.

Otro punto relevante es cómo pueden ayudar el diseño y la implementación del plan de igualdad en la empresa, así como otras guías o instrucciones que comparten un mismo objetivo: fomentar la igualdad. Informar y hacer accesibles estos documentos a todas las personas que conforman la empresa también es necesario para que este objetivo sea efectivo en la práctica.

Además, la formación en igualdad que implica a todas las personas trabajadoras de la empresa adquiere una importancia vital. Si no formamos y damos herramientas y recursos para mejorar, no podrán producirse los cambios. Reflexionar, formar, informar y coeducar a todo el equipo sobre la relevancia de incorporar tanto el lenguaje inclusivo en la empresa como contribuir a una cultura y objetivos empresariales que incorporen la perspectiva de género, es un punto clave para seguir avanzando. La formación permitirá a todos los trabajadores de la empresa adquirir nuevas competencias y conocimientos para su desarrollo personal y profesional con perspectiva de género.

Desde PIMEC hemos elaborado una guía online y descargable para la comunicación inclusiva en las pymes, que aporta ideas y recursos innovadores, actuales y al alcance de todas las empresas interesadas en construir una cultura empresarial que cuente con una comunicación efectiva e inclusiva. Este recurso consta de distintos temas: comunicación interna, utilización del lenguaje, las imágenes que utilizamos en la empresa, el diseño de la web y ejercicios prácticos. También cuenta con un glosario para facilitar la comprensión de la terminología vinculada a la diversidad.

A modo de conclusión, cabe destacar que en las pymes se pueden implementar acciones positivas para fomentar las políticas de igualdad, formando a toda la plantilla en clave de género, sensibilizando y aportando los recursos necesarios para una correcta implementación de una estrategia con mirada inclusiva.

 

M. Àngels Benítez – Responsable d’Integració laboral i compromís social

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*

Previous Story

Menos IVA es igual a más salud

Next Story

Los estereotipos de género, las trabas fiscales y el acceso a la financiación ralentizan el crecimiento de la actividad de la mujer autónoma

Latest from Opinión