En Cataluña disponemos de una normativa que regula el uso del catalán en el ámbito empresarial y que debemos cumplir obligatoriamente.

Las tres grandes leyes que debemos tener en cuenta son la Estatut de autonomía , la Ley de política lingüística y el Codi de Consumo .

Ser socialmente responsables en el uso del catalán, y dar un paso más allá de la normativa, muchas veces sólo implica llevar a cabo algunos pequeños gestos que pueden tener grandes resultados, pese a que las pymes a menudo tenemos la tentación de dejar de lado este tema, amparándonos en la excusa que utilizar dos o más lenguas resulta demasiado caro para nuestros presupuestos, o que no tenemos suficiente tiempo ni personal para hacerlo.

Si desarrollamos aplicaciones móviles o programas informáticos, generamos contenidos para Internet o en papel, o nos dedicamos al sector turístico, a las traducciones o la enseñanza de idiomas, la lengua tiene un papel primordial en nuestros productos y servicios.

Usar el catalán se convierte en un valor añadido que demuestra nuestra coherencia con el territorio donde actuamos y con el público que tenemos delante.

El uso del catalán en el ámbito empresarial

Pero si nuestra actividad y nuestros productos o servicios son otros también podemos aplicar buenas prácticas en el uso del catalán, especialmente en las relaciones con nuestro público interno y externo:

  • En la atención a la clientela , nuestro personal podrá dirigirse primero en catalán (como lengua propia del país) y adaptarse posteriormente a la que use la otra persona. Y, evidentemente, debemos facilitar a nuestros trabajadores y trabajadoras formación y recursos para que utilicen correctamente el catalán.
  • En la página web podemos redactar la información sobre nuestra empresa y productos o servicios tanto en catalán como en castellano (y en otras lenguas) y hacer que la página de inicio por defecto sea la versión en catalán si nuestro ámbito de actuación principal es Cataluña. También podemos incluir los manuales e instrucciones de nuestros productos en documentos para descargar en tantas lenguas como pueda necesitar nuestro público.

Además, podemos solicitar el dominio .cat si nuestro web está redactado en catalán (o en otra lengua pero trata sobre lengua o cultura catalanas).

  • En la prensa que ponemos a disposición de nuestra clientela , ya sea en la sala de espera (en clínicas médicas, dentales, veterinarias, …; despachos profesionales; peluquerías y centros de estética; etc.) o en bares, restaurantes y hoteles, ya que hay una gran variedad de prensa general y revistas de temas diversos en lengua catalana.
  • En las relaciones con otras empresas proveedoras , además de tener en cuenta otros aspectos de RSE (como, por ejemplo, la igualdad de oportunidades en la contratación de personal y en las relaciones laborales o la sostenibilidad ambiental) también podemos tener en cuenta criterios de uso responsable de la lengua catalana, especialmente en casos como la subcontratación de un call center para la realización de campañas de telemarketing o encuestas de satisfacción.

Todas las buenas prácticas de RSE que llevan a cabo las pymes hacia el uso del catalán representan un gran avance en la normalización de la lengua, ya que somos el tipo de empresa que tiene un contacto más cercano y directo con el público y que genera más nuevos puestos de trabajo.

¿Qué os parece? En su ámbito laboral y profesional conoce alguna buena práctica que desee explicar y compartir con nosotros?

Teresa Reñé – Gestora de Contenidos y colaboradora de la Fundación PIMEC

“Emprende en catalán: más allá del género” es una acción destinada a promover el uso de la lengua catalana en Cataluña en el ámbito laboral y empresarial promovida por la Fundación PIMEC y con el apoyo del Departamento de Cultura de la Generalidad de Cataluña (2016).