Con la transformación digital, no dejan de salir nuevos conceptos y herramientas empresariales que nos ayudan a ser eficientes y competitivos. De la misma manera que hemos oído hablar de Fintech (tecnología para el sector financiero), el Adtech y el Martech irrumpen para hablar de la tecnología al servicio de la publicidad y el marketing, y, por tanto, de los negocios. Aun así, conviene aclarar que Adtech se refiere a tecnología publicitaria y Martech, a tecnología de marketing.

Las nuevas tecnologías nos aportan infinidad de nuevas oportunidades con respecto a la gestión del negocio, al conocimiento de nuestros clientes, a la interacción con ellos, a nuestro posicionamiento como marca o empresa, o a los canales disponibles. Herramientas, además, mucho más accesibles y económicas.

Lo llaman democratización de la tecnología

Lo más interesante, además, es que el uso y beneficio de estas tecnologías no está reservado únicamente a las grandes empresas. De hecho, las medianas, pequeñas y microempresas y los autónomos también pueden sacar un gran rédito del Adtech y el Martech para ser más competitivos. En definitiva, estamos ante unas herramientas al alcance de todo el mundo.

Adtech · Tecnología Publicitaria

Las herramientas digitales utilizadas en el contexto de la publicidad incluyen plataformas para comprar o vender espacios publicitarios, segmentar nuestra publicidad en diferentes canales y espacios (web, redes, email, vídeo, blogs…), e incluso programar de manera automática dónde, cuándo, cómo y hasta qué presupuesto máximo queremos invertir, mediante motores inteligentes.

También incluyen plataformas para la gestión y el desarrollo de creatividades, como edición de vídeos o banners, o la creación de códigos de seguimiento de campaña (UTM – Google Campaign URL Builder).

Los códigos UTM sirven para medir la efectividad de nuestras campañas publicitarias online. Por ejemplo, si a las diferentes piezas o canales de nuestra campaña les añadimos el mismo código de seguimiento, después, en Google Analytics, podremos saber, tanto de manera agregada como segmentada, cuantas personas se han interesado por nuestra campaña en total, y a través de qué método han accedido a ella. Evidentemente, esto nos da información sobre cómo y cuándo somos más efectivos, de cara a próximas campañas.

Martech · Tecnología de Marketing

La tecnología de marketing va un paso más allá y engloba marketing, tecnología y management o dirección trabajando para el mismo objetivo. Es decir, introduce aspectos de estrategia empresarial, más allá de los operativos de gestión de campañas.

Desde el momento en que el consumidor o cliente se sitúa en el centro de toda nuestra atención, y su experiencia positiva cuando interactúa con nuestro negocio se convierte en el principal objetivo, la tecnología de marketing nos da herramientas para poder conocer más al cliente y hacer posible su satisfacción hacia nosotros.

Software como los CRMs (customer relationship manager –gestión de la relación con el cliente), nos permite automatizar ciertos procesos y nos aporta datos sobre los cuales tomar decisiones estratégicas.

Además, la información que captamos y guardamos es personalizada para cada cliente (cuántas llamadas hemos intercambiado, cuántas reuniones hemos hecho y sobre qué temas, para qué temas están interesados y cuándo, etc.). De esta manera, nuestras acciones en el momento de dirigirnos a él también pueden ser personalizadas, y –está demostrado– mucho más eficientes.

Además de los CRMs, las herramientas de automatización del marketing (programar acciones de manera automática según lo que haga nuestro cliente o usuario), de curación de contenido, o de estadísticas y análisis de datos, son también tecnologías de marketing que nos permiten hacer una segmentación avanzada y una oferta personalizada para nuestros clientes.

Con esto, os animamos a explorar las herramientas que nos pueden facilitar la consecución de nuestros objetivos.