Asociacionismo empresarial y reactivación

Ahora que empezamos a ver la luz al final del largo túnel de la pandemia, es momento de aprovechar todas las oportunidades a nuestro alcance para conseguir un impulso de la reactivación de la actividad de las pymes que permita la recuperación de nuestra economía. No la reactivación para volver donde estábamos, sino la reactivación como la gran oportunidad que se abre en nuestro país para promover aquellas reformas imprescindibles que necesitamos para progresar económica y socialmente, tanto en lo referente a la competitividad como a la sostenibilidad.

Sin embargo, seguimos sufriendo algunos de los efectos del gran paro provocado por la Covid-19 y de un conjunto de microcrisis que, entre todas, nos dibujan escenarios de dificultades: conflicto bélico en Ucrania, encarecimiento de materias primas y del transporte, de los precios de la energía, falta de corresponsabilidad de algunas administraciones. Estas microcrisis se han traducido en una serie de importantes dificultades para la competitividad y pervivencia de nuestro tejido productivo.

Por otra parte, la aplicación de la reforma laboral está causando también algunas afectaciones. Aunque celebramos el aumento de la contratación indefinida, nos preocupa el descenso de los contratos de trabajo, sobre todo por el endurecimiento de la contratación temporal, ya que éste influye en las empresas a la hora de decidir entre contratos fijos o no contratar, por lo que muchas optan por la segunda opción ante la incertidumbre y la imposibilidad de realizar determinados contratos en un entorno de afectaciones, como mencionaba. Desde PIMEC, entre fijo y temporal, deseamos el contrato fijo, pero entre una persona en paro o el contrato temporal, deseamos el temporal. La mejor política social que puede realizar un país es el fomento del trabajo. Es evidente que en la reforma laboral las pymes no hemos estado presentes, y por eso trabajamos para poder ocupar el espacio que nos corresponde, lo que nos permita recuperar derechos y, a la vez, hacer lo que la reforma laboral no está haciendo: promover un gran pacto para la mejora de la productividad.

Por todo ello, desde la patronal seguimos trabajando día a día para mejorar la competitividad, la viabilidad y el crecimiento del tejido productivo catalán, con la propuesta de medidas concretas y haciendo oír la voz de las pymes y las personas autónomas allí donde se toman las decisiones. Lo hacemos gracias a la promoción del asociacionismo empresarial, con la colaboración de nuestros 141.000 asociados y de la gran labor realizada por los 580 empresarios y empresarias que forman parte de nuestros órganos de gobierno y gestión, los cuales han decidido recientemente, en la Asamblea General, que la entidad afronte los retos de futuro con crecimiento, reforzando la patronal con cambios asociativos y adaptando los Estatutos a la nueva realidad empresarial, fomentando el carácter no partidista y la protección patrimonial de la entidad, así como preservando el carácter democrático del procedimiento electoral para nombrar la presidencia y renovar los cargos.

Actualmente, PIMEC está presente en 680 mesas de representatividad y cuenta con 19 sedes, delegaciones y oficinas repartidas por todo el territorio catalán y en Bruselas. Cabe destacar también la labor de las 9 sectoriales, en las que participan 170 personas, y de las 10 comisiones de trabajo, en las que participan 106 personas. Fruto de esta labor han surgido acciones de activismo empresarial como el grupo de trabajo con la Secretaría de Hacienda en materia de impuestos, que hemos puesto en marcha con el Departamento de Economía de la Generalitat. O el acuerdo con la Agencia de Residuos de Catalunya para impulsar la eficiencia ambiental del tejido empresarial, o las reuniones con diversas autoridades para que los fondos europeos Next Generation EU lleguen a las pymes, entre otras muchas cuestiones. O los proyectos públicos que cogestionamos en todo el país, como las oficinas de transición energética empresarial.

Conscientes de que tenemos todavía muchos retos de futuro por alcanzar en materia de digitalización y sostenibilidad, estamos convencidos de que todos reuniremos, desde el asociacionismo empresarial y la cooperación, la fuerza necesaria para reactivarnos, recuperarnos y progresar desde el dinamismo económico.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*

Previous Story

El edadismo vulnera derechos fundamentales

Next Story

¿Todavía te preguntas qué beneficio sacas de pertenecer a una asociación empresarial?

Latest from Opinión