¿Todavía te preguntas qué beneficio sacas de pertenecer a una asociación empresarial?

La Ley de Asociaciones de Catalunya (7/1997) ya menciona en su introducción que el hecho asociativo catalán ha sido decisivo para la defensa y el crecimiento de la sociedad y la cultura catalanas. La acción colectiva garantiza la participación ciudadana en el gobierno de la sociedad, multiplica los esfuerzos de los individuos y da voz a sus intereses, demandas y valores comunes, y contribuye a la integración social.

La sensación de satisfacción por el hecho de pertenecer a una asociación empresarial que lleva a cabo un fin social que beneficia a la comunidad ya genera suficiente motivación. Se trata de una representación acreditada para defender los intereses del colectivo o asociación en cuestión ante los gobiernos, las administraciones y otras entidades.

A esto le podemos sumar otros aspectos intangibles, como la sensación de tranquilidad al sentirse acompañado en el camino empresarial, y poder compartir problemas y experiencias, o mantenerse en contacto con la realidad empresarial.

Si somos institucionalmente activos en las tareas de la asociación, por ejemplo, como miembros de las comisiones o sectoriales, podemos aportar nuestro trabajo, nuestras ideas, visión, experiencia y actitud, a la vez que podemos aprender y mejorar trabajando en equipo. Conseguimos, además, más peso y fuerza en nuestras relaciones con organismos e instituciones, y podemos ayudar a otras personas empresarias, así como a otros grupos, colectivos o gremios, a emprender, crear empresa y ganar competitividad.

Así mismo, podemos contribuir al impulso de políticas y acciones de responsabilidad social, a la sostenibilidad o a la solidaridad empresarial.

Como empresarios/as, obtenemos, también, un retorno económico a la inversión que representa formar parte de una asociación empresarial (en tiempo y dinero – cuota asociativa):

  • Ganamos en relaciones personales y de equipo.
  • Incrementamos y mejoramos nuestra red de contactos y, por lo tanto, de mercado (clientes, inversores, proveedores, colaboradores, socios, etc.).
  • Accedemos a formación y aprendizaje continuos para actualizarnos o mejorar conocimientos.
  • Accedemos a información y ayudas y programas de apoyo a empresarios/as y a personas autónomas.
  • Nos beneficiamos de descuentos y otras ventajas, resultado de acuerdos exclusivos suscritos desde la asociación para sus miembros.

Estos son algunos de los servicios que desde PIMEC, como asociación empresarial, denominamos “incluidos en la cuota de socio”, y de los cuales el primero es la atención y resolución de consultas y dudas sobre cualquier aspecto empresarial; pero no son los únicos.

Además de descuentos, la estructura asociativa y la negociación con terceros como colectivo nos permiten ofrecer servicios gratuitos a las empresas socias; servicios para el día a día, como una plataforma para hacer networking entre socios, una gestoría en línea, o el registro horario obligatorio.

Como dirían, y, en resumen: ¡“Juntos para tener más fuerza”!

Eso sí, la participación de los integrantes de una asociación y su aportación es, sin duda, lo que más la enriquece. ¡Mantengámonos activos y participativos!

 

Sofia Ricart – Directora de marketing de PIMEC

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*

Previous Story

Dios no juega a los dados. La Inteligencia Artificial, sí lo hace.

Next Story

Millorar la logística per impulsar l’economia

Latest from Consejos empresariales