/

Necesidades de viabilidad empresarial ante el actual escenario de incertidumbres

El tejido empresarial todavía está sufriendo los efectos de la pandemia en la economía y la sociedad, los cuales se han visto agravados por otras problemáticas, como las derivadas del conflicto bélico en Ucrania. Por estas razones, podemos decir que las empresas, especialmente las pymes y las personas autónomas, están teniendo serias dificultades para hacer frente al aumento de los costes empresariales, con unas finanzas muy afectadas que ocasionan problemas de liquidez y viabilidad empresarial.

Por eso es necesaria –entre otras acciones– una prórroga de las medidas Covid-19 de apoyo a la liquidez y la solvencia de las empresas más allá del 30 de junio. Ante el hecho de que no se pueden plantear nuevos esquemas de apoyo a la viabilidad empresarial, según la guía para la progresiva desconexión de estas medidas, y teniendo en cuenta el escenario de incertidumbres en el mercado de trabajo y la economía en general, existe la posibilidad y la necesidad de extender el plazo de la vigencia de estas medidas al amparo del marco temporal adoptado por la Unión Europea (UE).

Estos documentos especifican las opciones disponibles que los estados miembros tienen que adoptar para evitar un final disruptivo del apoyo a beneficiarios relacionado con la pandemia, como por ejemplo las medidas de apoyo a la solvencia derivadas de la sección 3.14 del marco temporal, que se pueden alargar hasta el 31 de diciembre del 2023, o la prórroga del apoyo a la liquidez basado en un esquema aprobado antes del 30 de junio de este año.

Tal como constata una encuesta de PIMEC, el 30% de las pymes no podrán devolver los préstamos ICO o no pueden cuantificar el remanente del dinero de Cofides que no se ha usado, derivando una parte del presupuesto sin utilizar en un programa de garantías, tal como indica el punto 3.14 del marco temporal referido al apoyo a la solvencia.

Es por eso una necesidad para el tejido productivo que se amplíe el periodo de aplicación de las medidas de renegociación de los préstamos con aval ICO, ya sea en formato de Código de Buenas Prácticas o de acuerdo con el esquema que se considere conveniente para facilitar carencias que puedan ser necesarias hasta el periodo máximo previsto del 30 de junio 2023. Además, también convendría una ampliación del plazo para acudir al fondo de recapitalización Cofides, justificando el alargamiento de acuerdo con el mencionado artículo 107 o derivando una parte del presupuesto que queda no utilizado a un programa de garantías, según el punto 3.14 del marco temporal referido al apoyo a la solvencia.

Estas son solo algunas de las medidas que habría que poner en marcha para ayudar a las pymes y las personas autónomas a recuperar su actividad en beneficio de la recuperación económica, la creación de puestos de trabajo y la generación de riqueza. La viabilidad de las pymes, en muchos casos, está tocada de muerte y solo con urgentes acciones de mejora de su solvencia y liquidez daremos un gran paso en la mejora de nuestra competitividad y nuestra productividad.

 

Pere Cots – Director del departamento de Consultoría Estratégica y Financiación

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*

Previous Story

¿Todavía te preguntas qué beneficio sacas de pertenecer a una asociación empresarial?

Next Story

La Ley de Formación Profesional: ¿qué papel deben ejercer las empresas dentro del sistema formativo?

Latest from Opinión

Peajes: cómo y por qué

El modelo de infraestructuras del Estado español ha sido profundamente injusto y desequilibrado, penalizando unas zonas