Ser una empresa competitiva en el mercado actual no es tarea fácil, y más aún si hablamos de micro, pequeñas y medianas empresas, que generalmente cuentan con menos recursos. En este marco, la formación y capacitación de los equipos es una herramienta clave para agilizar la adaptación a los cambios constantes del entorno y estar preparados para asumir nuevos retos.

Como optimizar las políticas de formación

-Plan de formación. En primer lugar será necesario identificar y planificar qué acciones formativas se llevarán a cabo, teniendo en cuenta las competencias de los trabajadores y los objetivos estratégicos y / o cambios que debemos implementar.

-Financiación. Las empresas tienen a su disposición un crédito económico para formación, con una cuantía variable en función de su plantilla y la cotización por formación profesional a la Seguridad Social del año anterior.

La empresa puede utilizar este crédito para formar a sus trabajadores, teniendo en cuenta los módulos económicos máximos por participante y hora de formación: 9 € y 13 € para la formación presencial básica y superior, respectivamente; y 7,5 € para teleformación.

 formación-2 Para gestionar esta bonificación se dará cumplimiento a los requisitos administrativos y cofinanciación correspondientes, además de una duración mínima de 2 horas.

-Modalidad. La formación puede realizarse en modalidad presencial, on-line oa distancia, teniendo en cuenta que esta última quedaría excluida del sistema de bonificaciones para la formación. Asimismo, y en función del tamaño y organización de la empresa, podrá realizarse in company o en las instalaciones del centro formativo correspondiente.

-Horario. Las empresas pueden decidir si realizar la acción formativa dentro o fuera del horario laboral. En este sentido, sería recomendable que si la empresa tiene previstas varias acciones de formación a lo largo del año las planifique dentro de jornada si es posible, o bien lo haga de manera combinada, ajustando las necesidades productivas con las de las personas trabajadoras .

-Organización

Las empresas pueden organizar su formación y gestionar la bonificación internamente, agruparse en una entidad organizadora que contratará los centros de formación o bien contratar su ejecución con entidades especializadas en formación .

-Evaluación. Para conocer el impacto de las acciones formativas realizadas, será recomendable medir los resultados mediante herramientas de evaluación a la finalización de la acción formativa y tras un periodo de tiempo de 3-6 meses. Esto nos permitirá también conocer la percepción de los trabajadores que han participado en la formación, así como incluir cambios y propuestas en las siguientes acciones formativas.