Con la llegada de la digitalización y el uso masivo de Internet, hoy en día todos estamos expuestos a sufrir un ataque cibernético y, por lo tanto, tenemos que adaptar nuestras medidas de seguridad.

El seguro de ciberriesgos: la seguridad cibernética de tu negocio

La disrupción tecnológica ha ido desarrollándose en paralelo a un problema derivado del uso de internet, los ciberriesgos: aquellas situaciones en las que nos encontramos desprotegidos, ya sea como empresas, trabajadores o individuos, y en virtud de las cuales nos podemos convertir en víctimas de un ataque cibernético que afecta a nuestros ordenadores y servidores.

Estos ataques cibernéticos pueden provocar daños en el sistema informático, robo de información sensible, fuga de información, ransomware (infiltrarse en los sistemas para causar un daño o cifrar los archivos, para después solicitar un rescate), phising (suplantación de identidad de un sitio web o de identidad personal), etc.

Aunque los daños pueden venir de fuera, a veces también se pueden generar desde nuestra propia empresa y no solo por actos malintencionados de alguno de nuestros empleados, sino también por errores involuntarios.

Para ilustrarlo, veamos un ejemplo de un siniestro de causa interna relacionado con la protección de datos personales y los riesgos informáticos. Una empresa decide enviar un correo masivo informando a todos sus clientes de un cambio de domicilio. Por un error de la persona encargada de enviar la comunicación, esta se envía mediante un correo electrónico con copia abierta a todos los destinatarios (en lugar de hacer una “copia oculta” o de acudir a otros sistemas más seguros). En cuestión de dos días, el centro empieza a recibir reclamaciones de clientes que han comprobado como multitud de desconocidos saben que ellos utilizan los servicios de este centro, lo que los afectados no deseaban de ninguna manera.

Los ciberriesgos se han convertido en una de las principales preocupaciones de todas las organizaciones y profesionales, especialmente después de los ataques maliciosos y casos de extorsión sufridos en los últimos años.

¿Por qué tenemos que plantearnos la contratación de un seguro de ciberriesgos que reduzca el riesgo y las pérdidas?

Todas las empresas, incluso las más pequeñas, están expuestas a los riesgos cibernéticos. Todas gestionan datos de carácter personal, dependen de sistemas informáticos y redes, contratan servicios a terceros y en la nube, generan y protegen su propiedad intelectual y, además, están sujetas al cumplimiento de una normativa sectorial, local, nacional y europea. Por estas razones, cualquier empresa debe tomar las medidas necesarias para preservar su competitividad y supervivencia de cara a los posibles incidentes cibernéticos.

Para cubrir los riesgos hay que contratar un seguro de ciberriesgos que permita indemnizar las pérdidas lo antes posible. Estas son algunas de las coberturas que puede ofrecer un seguro de ciberriesgos:

  • Disponer de un equipo especialista en respuesta en caso de incidente.
  • Servicios de actuaciones inmediatas y de contingencia.
  • Recuperación de datos.
  • Pérdidas por interrupción del negocio.
  • Responsabilidad por accidente: a terceros, a organismos reguladores, por publicaciones en internet, sanciones por industrias PCI, asunción de la defensa jurídica y el pago de fianzas.
  • Incidentes de ciberextorsión.

Carles Jiménez
Director General Comercial de Pyme Mediación