En el informe que presentábamos el pasado mes de octubre sobre el estado actual de la atención de la FP en los gremios y asociaciones y propuestas de futuro, ya se planteó la necesidad de introducir fórmulas que permitan abordar los obstáculos que actualmente dificultan la participación de la pequeña y microempresa en la FP Dual.

En este sentido, PIMEC propone que, allí donde no pueda llegar la empresa, llegue la entidad empresarial que la representa, ya sea a nivel sectorial o superior. Se reconoce pues que el papel y el compromiso de los gremios y asociaciones es clave para el éxito de estas iniciativas. Pero ¿qué funciones podría desarrollar el gremio o asociación para impulsar la participación de las micro y pequeñas empresas en la FP Dual? Analizando iniciativas llevadas a cabo en otros territorios, y a partir del conocimiento y la experiencia de los propios gremios y asociaciones, el informe propone que, como mínimo, tendrían que ser las siguientes:

  • Por un lado, la función directa del centro docente en la formación dual.
  • Por otro, una función intermedia entre el centro docente correspondiente y una agrupación de pequeñas empresas integradas en una iniciativa de formación dual.

En relación con la primera propuesta, una de las iniciativas que se plantean es la impartición de formación complementaria a los alumnos que participan en los itinerarios duales, y que se realizaría desde el gremio. Se trataría de una de las medidas de flexibilización que prevé el modelo de formación profesional catalán, concretamente la adaptación curricular, que permite adaptar una parte del contenido curricular al subsector específico, o bien a los cambios que comporta la propia evolución tecnológica en el sector.

Sobre la segunda propuesta, se plantea introducir una nueva figura en la organización de estas iniciativas, conocida como la Tutoría Mancomunada, para desarrollar aquellas funciones que son inherentes al actual tutor/a de FP dual, a excepción de las directamente ligadas a la formación o instrucción, que desarrollaría directamente el/la tutor/a de la empresa. En esta línea, PIMEC propone el impulso de un proyecto, en colaboración con la Administración competente, que ponga en marcha las pruebas piloto necesarias para validar esta fórmula y hacerla extensiva a otros sectores.

El departamento de Educación ya introduce esta figura en la resolución que prevé publicar durante 2019 sobre la organización de la FP en alternancia con el sistema educativo. De hecho, define una nueva organización de la dual mediante 3 figuras diferenciadas:

Tutor o tutora de empresa: es la persona designada por la empresa o entidad para acoger y hacer el seguimiento del alumno y para coordinarse con el tutor del centro educativo. Establece como requisitos que el tutor debe tener una calificación o experiencia profesional y una disposición horaria adecuadas para desarrollar las funciones previstas. Las funciones que corresponden al tutor de empresa son:

  • Acogida del alumno y asegurar que se incluya la formación necesaria sobre los riesgos específicos del puesto de trabajo y las medidas de prevención y protección, y la información correspondiente de la empresa.
  • Asegurar la transferencia de conocimiento entre la empresa, el alumno y el centro educativo.
  • Hacer el seguimiento y garantizar el desempeño en la empresa del acuerdo de formación con el centro educativo y hacer las valoraciones correspondientes a lo largo de la estancia del alumno, utilizando la plataforma informática facilitada por la dirección general competente.
  • Garantizar la coordinación de la actividad que desarrolla el alumno en la empresa con los conocimientos adquiridos en el centro educativo.
  • Coordinarse con la persona que ejerce la tutoría en el centro y transmitir las informaciones que faciliten la tarea del instructor.

Instructor o instructora: es la persona o personas designadas por la empresa que, siguiendo las indicaciones del tutor o tutores de esta, interviene en la formación del alumno en la realización de las tareas concretas.

Tutor o tutora de empresa compartido: para favorecer la extensión de la formación dual y la calidad de la tutoría, especialmente en las pequeñas empresas, la administración puede impulsar la figura de tutores de empresa compartidos, mediante convenios marco con asociaciones empresariales o colectivos empresariales del sector.

En todo caso, si hay un tutor compartido también debe existir el instructor para cada una de las empresas. Con la introducción de las figuras 2 y 3, se podrían dar las condiciones mínimas para impulsar iniciativas de FP Dual en una agrupación de empresas con el asesoramiento y tutorización desde los gremios o asociaciones representantes del sector. Esto implicará también prever un apoyo a los gremios y asociaciones a través de diferentes acciones como una formación específica sobre FP Dual, que los capacite para asumir el rol propuesto y realizar las funciones de asesoramiento técnico en sus empresas.

En esta última acción, PIMEC ya empezó a trabajar a finales de 2018 con una formación específica para gremios y asociaciones que les permitió profundizar en el sistema de FP Dual y trabajar en la elaboración de un plan de acción para la implementación de estas iniciativas en su sector.