Una de las consecuencias del actual escenario de la pandemia Covid-19 en el que nos encontramos inmersos a nivel mundial es la aceleración de la digitalización de las pymes. Tradicionalmente, los canales más habituales de comunicación a distancia han sido el teléfono y el correo electrónico. Desde el pasado mes de marzo, y gracias a las nuevas tecnologías de la información y comunicación (TIC), se han impulsado nuevas maneras de trabajar en las pymes que han acelerado la transformación de algunos procesos mediante nuevos canales de comunicación a distancia y se ha potenciado el uso de nuevas tecnologías.

El teletrabajo ha supuesto cambios en los procedimientos internos de las pymes y una rápida adaptación de éstas a las nuevas tecnologías. Una de las principales herramientas que se han implantado en las empresas es la tecnología en la nube, con el fin de que los trabajadores/as puedan disponer de toda la información y documentación de su puesto de trabajo desde casa. La tecnología en la nube es una buena solución de almacenamiento para disponer de una copia de seguridad en línea de los documentos y compartir el acceso y la edición de éstos por parte de los trabajadores/as. Microsoft Office y Google tienen sus propias herramientas de almacenamiento en la nube: One Drive y Google Drive.

Trabajar a distancia también ha supuesto un cambio en los canales de comunicación habituales y en la forma de gestionar las personas. En la actualidad, por un lado, el teletrabajo ha impulsado las reuniones virtuales con los equipos o clientes, en sustitución de las reuniones presenciales, para mantener el distanciamiento social. Por otro lado, se combinan las reuniones virtuales con los chats para mantener a los equipos comunicados y cohesionados. Microsoft Teams, Zoom y Google Meet serían ejemplos de servicios de videoconferencia, llamadas por internet, chats y compartición de pantallas.

El teletrabajo ha generado cambios en el liderazgo de las personas puesto que actualmente los equipos se gestionan a través de las reuniones virtuales. Este aspecto ha supuesto un reto para las pymes, que están aprendiendo a dar feedback en el entorno virtual y a habituarse al uso de las nuevas herramientas.

Liderar en remoto es un gran reto para mantener a los equipos motivados y alineados con los objetivos y la estrategia de la empresa. El teletrabajo es una realidad presente que ha venido para quedarse, por lo que las pymes tendrán que continuar con esta adaptación al cambio manteniendo una comunicación clara y efectiva, y adaptando sus procesos y protocolos internos. Hoy el liderazgo requiere una clara capacidad de adaptación a los nuevos entornos virtuales y herramientas que potencian el feedback y la motivación con vuestros colaboradores/as.

Departamento de Recursos Humanos de PIMEC