Como pyme podemos tener una percepción de la publicidad que nos queda muy lejos, entendida a primera vista como un anuncio en televisión o una gran valla en la carretera – publicidad offline .

Pero no tiene que ser necesariamente una inversión extraordinaria que no nos podemos permitir, y menos ahora con la digitalización, o la cultura de la colaboración , donde surgen miles de posibilidades bien asequibles.

De modo que la pregunta resto contestada: como pyme, sí nos podemos permitir hacer publicidad con presupuestos muy justos . Eso sí, debemos pensar qué es lo que más conviene según nuestra tipología de negocio y usuarios.

(Ver post: El ABC de las empresas en las redes sociales , donde lo primero que planteábamos era sí y como teníamos que estar presentes).

Como con todo, aquí también partimos de un análisis previo de estrategia; no hacer las cosas porque sí, sino pensar antes quiénes somos, qué queremos y dónde / a quien queremos llegar.

En este primer capítulo tratamos de pensar en términos tradicionales offline. En clave de pyme podemos tratar de acotar el territorio y/o el público donde queremos exponernos y los medios disponibles para hacerlo :

  • Podemos patrocinar a un equipo de deportes local y que nuestro logotipo y mensaje aparezca en la camiseta oficial de juego. Además de tener una pancarta permanente en el campo de juego.
  • Realizar un intercambio : por ejemplo una empresa de fabricación de pienso regalar materia prima a granjas o veterinarios a cambio de que éstas las recomienden y muestren su marca en sus sedes. Incluso hacerlo con la asociación de ganaderos y recibir a cambio visualización a través de sus asociados.
  • Podemos anunciarnos a la revista de barrio o del municipio , o bien poner un anuncio o aparecer en el directorio de empresas colaboradoras de la fiesta mayor local.  Publicidad offline
  • Conseguir que la tele o radio local te haga una entrevista o una mención en un programa específico. Quizás una campaña de cuñas a nivel local es mucho más asequible de lo que imaginas.
  • Hacer una campaña concreta de cartelería a tiendas para anunciar un evento especial, jornada o acto que queremos organizar.
  • Dejar notas a tablones de anuncios gratuitos de ayuntamientos, asociaciones, centros cívicos, bibliotecas, sitios de networking o coworking, …
  • ¿Has pensado cómo debe ser y qué debe decir de ti y tu negocio la simple tarjeta de visita?
  • Repartir folletos o dejarlos al alcance del público en tiendas o negocios con quien podemos crear complicidades o aprovechar sinergias.

¿Has pensado en serigrafiar el coche de empresa con tu marca, mensaje que haces y datos de contactos? ¿Y en imprimir unos adhesivos y regalarlos a los clientes para que les pongan en la moto o casco? ¿Regalar bolígrafos con la dirección de tu web? ¿Cómo es la señalización de tu negocio o despacho? ¿Eres lo suficientemente visible y te hace publicidad? …

Y si eres socio de PIMEC, ¿como puedes serlo de otro gremio o asociación, has explorado las oportunidades? Salir en la revista corporativa, que te hagan un video de caso de éxito y hagan difusión a través de sus medios, patrocinar un acto, una jornada, un curso, ofrecer descuentos en el resto de asociados, … ¡PREGUNTA!

Siempre que pensamos que tiene sentido y podemos encontrar un retorno, a veces de manera gratuita, a veces con intercambios, y otros para presupuestos de 100 a 1.000 € podemos hacer este tipo de acciones publicitarias.

La pega de la publicidad offline es que es muy difícil de medir el resultado o el retorno de la inversión . Pero estar atento a las analíticas de la web cuando realizamos una acción concreta, por si acaso hemos recibido un tráfico extra, o bien añadir un código promocional para obtener un descuento son herramientas de medida muy útiles.

Y en todo caso, reflexionar qué hacemos y cómo nos mostramos offline, siempre ayudará.

Para la próxima, miraremos las opciones publicitarias online.