La Comisión Europea publicó el 25 de abril una propuesta de Reglamento para regular las relaciones comerciales entre empresas y plataformas online (B2B9, asegurar la transparencia y prever distorsiones en el mercado. Las plataformas digitales, como por ejemplo páginas web de reservas de hoteles o de venta online, han proliferado en los últimos años y esto ha supuesto un cambio en los modelos de negocio tradicional, especialmente para las pymes. Las plataformas digitales ofrecen a pequeños comerciantes la entrada a un gran mercado al que hasta hace poco no tenían acceso.

Las plataformas digitales […] han proliferado en los últimos años y esto ha supuesto un cambio en los modelos de negocio tadicional

Con esta propuesta el ejecutivo europeo pretende que no haya abusos y, en particular, que las grandes plataformas online no cambien unilateralmente los términos y condiciones sin el previo consentimiento del proveedor del servicio. Por ejemplo, en algunos casos, las plataformas favorecen sus propios productos y servicios y los criterios que utilizan en los rankings son inciertos.

Aunque la UEAPME está a favor del texto presentado, espera que el Reglamento prohíba las cláusulas de paridad de los precios y a su vez solicita que el Parlamento Europeo y los estados miembros validen en breve esta propuesta ley. En este sentido, PIMEC está a favor de que se regule este tema, de la misma manera que la patronal europea considera que la aplicación de este reglamento debe ponerse en marcha lo más rápidamente posible con el fin de evitar situaciones de irregularidad que perjudiquen a las pymes.

PIMEC está a favor de que se regule este tema y considera que la aplicación de este reglamento debe ponerse en marcha lo más rápidamente posible

A través de esta iniciativa, la Comisión Europea quiere evitar casos como el del pasado verano entre el Ayuntamiento de Barcelona y el portal digital Airbnb. La institución pública detectó que en la plataforma turística se estaban produciendo irregularidades como el realquiler de viviendas, la oferta de pisos sin licencias y, en definitiva, el alquiler de pisos turísticos ilegales. Después de varias sanciones económicas del Ayuntamiento de la ciudad condal, Airbnb accedió a retirar más de 1.000 pisos de Barcelona que se ofrecían en su página web.

Así pues, es importante regular a nivel europeo las relaciones comerciales entre empresas y plataformas digitales, ya que las nuevas tecnologías ofrecen nuevas oportunidades, pero a su vez requieren de un nuevo marco legal que acote los límites de actuación dentro de este nuevo modelo de negocio. Si no se hace así y nos quedamos solo con el marco legal actual, surgirán vacíos legales que no aclaran de qué manera deben actuar estos nuevos actores en el mercado comercial.