Cuba es un mercado de creciente atractivo para la apertura económica que se está produciendo, los cambios en las relaciones diplomáticas con EEUU, y por la necesidad de inversiones y bienes y servicios que la economía cubana no puede satisfacer internamente. Así pues, especialmente en el sector turístico pero también en muchos otros ámbitos, las oportunidades de negocio son elevadas.

Un mercado con potencial pero también con riesgos

Pero al mismo tiempo, también es un mercado que presenta dificultades para las empresas que quieren acceder, ya que hay ciertos problemas:

  • de tipo político : la práctica totalidad de la economía sigue dependiendo de las licitaciones públicas y de la burocracia exigida, aunque la economía de libre mercado va ganando peso;
  • de tipo económico : una de las principales entradas de divisas proviene de unos pocos socios comerciales que actualmente tienen ciertas dificultades derivadas de los precios del petróleo; y
  • de tipo financiero : las ventas a Cuba pueden tener plazos de cobro superiores al año y se han producido impagos a empresas que no utilizan instrumentos bancarios.

Consideraciones a tener en cuenta

PIMEC ha pedido los organismos políticos y financieros que favorezcan la actividad minimizando estas problemáticas en la medida de lo posible, pero en cualquier caso, se recomienda a las empresas interesadas en operar en mercado cubano las siguientes consideraciones:

  • Hay accedan acompañadas de asesores con experiencia o socios locales que les faciliten superar las barreras gubernamentales y burocráticas y que conozcan el país.
  • Entiendan las peculiaridades económicas de un país que depende de la coyuntura económica de sus socios comerciales tanto como de la situación económica interna.
  • Estudien las mejores alternativas para obtener financiación para las operaciones comerciales y que incluyan los riesgos de impago a sus márgenes para rentabilizar los negocios en territorio cubano. Al mismo tiempo, hay que buscar garantías y avales para minimizar los riesgos mencionados.

Cuba es un mercado con un elevado potencial pero que tiene una serie de peculiaridades que añaden riesgos y dificultades, y hay que tenerlo en cuenta antes de embarcarse en él.

Las pymes interesadas en este mercado pueden contactar con el departamento internacional de PIMEC .