Los dispositivos de nuestra vida cotidiana, como coches, semáforos, luces o neveras están transformando en objetos inteligentes; nos aportan nuevas funcionalidades o servicios extras, y obtienen datos de nuestro comportamiento. Son objetos conectados a través de internet donde el marketing tiene un gran camino por recorrer y grandes oportunidades en una relación de “todos ganamos” (win-win). Se trata de la internet de las cosas al servicio del marketing.

El usuario obtiene valor añadido de objetos cotidianos, y las marcas o empresas conocen mucho más a su público de manera que le puede ofrecer productos y servicios personalizados.

Internet de las cosas (en inglés, Internet of Things, abreviado yate) se refiere a la interconexión digital de los objetos cotidianos con internet; red de objetos de la vida cotidiana conectados entre ellos a través de internet.

Internet de les coses al servei del màrqueting
Internet de las cosas al servicio del marketing

Desde IBM ya se explicaba el yate en 2010 (vídeo) , actualmente ya existen varios ejemplos, y los expertos estiman que el 2020 revolucionará el marketing y consistirá en unos 50 billones de objetos conectados .

  • Neveras que nos avisan de los productos que están a punto de caducar o conectan con el supermercado para hacer el pedido y que nos la lleven a casa.
  • Encender electrodomésticos a distancia; la casa fresca con el aire acondicionado para cuando llegamos.
  • Luces inteligentes que se encienden sólo cuando falta iluminación.
  • Zapatillas de deporte que te dicen kilómetros recorridos, ritmo, pulsaciones, calorías quemadas, velocidad media ….

La plataforma de cine y series en streaming más importante de los Estados Unidos y que ya se ha introducido en España con fuerza, Netflix, te ofrece contenido personalizado según las películas que vayas viendo. Además, ha creado un calcetín que detecta cuando te quedas dormido viendo Netflix y pausa la reproducción para que no se pierda nada.

Empresas como Mastercard, con fuertes inversiones en desarrollo e investigación, hacen que pagar y comprar con el smartphone sea una realidad que se está extendiendo a muchos otros objetos como relojes o pulseras.

Cada vez veremos más objetos conectados a la red; sensores incorporados al hormigón de las calles para interpretar el clima; semáforos que se comunican de manera dinámica adaptándose a la cantidad del tráfico ya la vez se comunican con el GPS de nuestro coche para proponernos una ruta más rápida …

El objetivo es poder utilizar la tecnología para dar un valor añadido y nuevas funcionalidades a objetos cotidianos, convirtiéndolos en inteligentes de forma que aprendan lo que necesitamos y lo hagan, y se comuniquen entre sí para ofrecer información y instrucciones.

Todo ello se traduce en la generación de una enorme cantidad de datos (Big Data) que permite al marketing la personalización y relevancia para el consumidor mejorando sus experiencias y por tanto su engagement o compromiso con la marca o empresa que se lo proporciona .

Las pymes catalanas se caracterizan por su apuesta en tecnología e innovación; y tu, has pensado ya cómo puedes aplicar y aprovechar el internet de las cosas?

p.d. El internet de las cosas convierte a los objetos en inteligentes, smart en inglés, concepto muy utilizado para definir ciudades que apuestan por esta realidad, como por ejemplo: Smartcity Barcelona .

Internet de les coses al servei del màrqueting
Internet de las cosas al servicio del marketing

Artículos de interés:

  • Vídeo didáctico que explica qué es el internet de las cosas (inglés).
  • Artículo , una introducción al internet de las cosas (inglés).
  • Blog The Box Populi . Internet de las cosas aplicadas al marketing.
  • Blog Cyberclick . La revolución del internet de las cosas y super impacto en el marketing digital.