El Observatorio de la PIMEC ha efectuado como en otros años una comparativa entre países de los precios de la electricidad que pagan las empresas, de acuerdo con si son grandes, medianos o pequeños consumidoras de este tipo de suministro. La oficina estadística europea da datos, que hemos recogido en el INFORMES PIMEC 8/2019, relativos al periodo 2014-2018.

Los resultados muestran el gran diferencial de precios que pagan las empresas españolas que consumen menos electricidad respecto de las que consumen más. Los 26,49 céntimos por kWh que han pagado en 2018 las empresas con consumos de menos de 20MWh, contrastan con los 10,79 céntimos de las empresas con un consumo de entre 500 y 2.000MWh, bastante menos de la mitad.

De hecho, en España, las empresas menos consumidoras de electricidad (<20MWh) son las que la pagan más cara de todos los 26 países europeos considerados en el trabajo. Además, la distancia de precios entre el consumidor de electricidad más pequeño y el consumidor más grande es la más alta de toda Europa.

En el informe se hacen comparativas de precios con países individualmente y también agrupando a) las economías más grandes (Alemania, Francia, Italia y Reino Unido); b) economías pequeñas (8 países avanzados); y c) economías europeas menos desarrolladas (13 países).

Para las empresas de menos de 20MWh de consumo, la gran mayoría de pymes, los precios que se pagan en España son un 36% más alto que la media de las economías grandes, un 87% más altos que la media de las economías pequeñas avanzadas y un 79% más altos que la media de las economías menos desarrolladas.

Por países, los que tienen la electricidad más barata entre los más desarrollados son Francia y los países escandinavos. Un panorama de precios de la electricidad claramente desfavorable para la competitividad de las pymes que, lejos de corregirse, más bien muestra tendencia a empeorar. Lamentablemente, en este terreno siempre salen perdiendo los mismos.