El clima laboral es un concepto producido por muchas y muy diversas variables en el entorno laboral. Mejorarlo supone tomar conciencia de la necesidad de tomar medidas integrales y perdurables orientadas a la eficiencia , mediante la creación de relaciones laborales “saludables” y de una buena gestión los recursos humanos .

Clima laboral

Para ello, los empleados deben sentirse involucrados con los objetivos de la organización, lo cual es imposible si no creamos una cultura de equipo e incentivamos las conductas deseadas.

Lo más importante no son sólo los resultados sino la manera en que llegamos a ellos, ya que la empresa se fundamenta en su valor humano y en la motivación de sus empleados.

 Friends playing tug-of-war in park (differential foco) No hablamos de plantear grandes hitos o acciones puntuales desestructuradas, se trata de preocuparnos por crear unas condiciones laborales adecuadas para el ejercicio del trabajo, centrándonos en algunas claves muy básicas, pero que siempre están presentes en la toma de decisiones. Existen factores fundamentales que deben cuidar y gestionar de forma eficiente para generar un buen clima laboral.

Principios básicos para conseguir mejorar el clima laboral

  • Comunicación : debemos tomar conciencia de la importancia de la comunicación, no sólo de los valores y objetivos de la empresa, sino entre los miembros de la misma. Comunicación horizontal y vertical, aquí está el fundamento de un equipo.
  • Liderazgo : un liderazgo basado en la delegación de funciones y responsabilidades de forma coherente. Un buen liderazgo es imprescindible para conseguirlo, entendiéndose como un trabajo no sólo de mando sino también de servidumbre ejercida por una persona a un grupo de trabajo. De este modo, la empresa debe facilitar que los líderes cuenten con las herramientas necesarias para llevar a sus equipos hacia el éxito común.
  • Trabajo de equipo: la creación de la cultura del trabajo de equipo y el apoyo en su cohesión.
  • Definición de las tareas: asignar tareas y funciones claras, con un seguimiento del rendimiento que valore el esfuerzo de las personas, el reconocimiento es clave. Todos los esfuerzos que se hagan para conseguir los objetivos deben ser reconocidos y premiados, ya que es la manera más directa de implicar a los trabajadores.
  • Definición de los objetivos : establecer objetivos e incentivos claros que ayuden a la motivación del equipo transmitiendo el mensaje de que el beneficio común se traduce en beneficios individuales. Por lo tanto, el foco del esfuerzo se dirige a cumplir los objetivos empresariales (siempre con metas realistas y cuantificables).
  • formación y cualificación : por último pero no menos importante, hay que ocuparse de la formación y cualificación de las personas, y de actualizar las competencias necesarias para el desarrollo de sus tareas.