La marca es un signo contrastivo, que posiciona y da valor a nuestra labor. Una marca siempre ayuda a dar a conocer las empresas y autónomos en su mercado de trabajo.

La utilización de este distintivo es básica si quieres que tus productos o servicios se diferencien de los productos o servicios de otros empresarios, sobre todo si estos son similares a tus

Cómo debe ser tu marca?

Principalmente, y que ésta cumpla su objetivo, debe diferenciarse de otros signos distintivos, sobre todo del nombre comercial, que es aquel que distingue la empresa que fabrica o ofrece un servicio. En cambio, la marca diferencia los productos o servicios que esta empresa comercializa. Es una ligera diferencia que se debe tener en cuenta.

Entrando en temas técnicos, estas marcas pueden ser denominativas, gráficas, mixtas, tridimensionales o sonoras. Hay una gran variedad a la hora de crearlas, pero de lo que tienes que asegurar para evitar problemas es elegir una marca que sea válida. Por ello, como solicitante tienes que corroborar que no exista una marca semejante ya registrada y, de este modo, tu solicitud tendrá éxito.

Las solicitudes para registrar tu marca se pueden presentar ante los órganos competentes de las Comunidades Autónomas. Sin embargo, mientras no hayas iniciado las actividades registrales, se presentarán ante las oficinas de correos o en el resto de registros previstos en la ley de régimen jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común.

En cualquier caso, la solicitud de la marca siempre debe ir acompañada del justificante de pago de la tasa. Una vez tienes la resolución de concesión de la marca, la duración de la protección es de diez años, renovable por períodos sucesivos de diez años más, siempre que se siga haciendo uso.

Y tú? Crees que deberías registrar tu marca? Cuéntanos en los comentarios!