Barcelona, son las 10 de la mañana del viernes 15 de septiembre. Mientras escribo estas líneas el cielo está oscuro, desapacible, cae una llovizna densa, espesa, hace viento del norte y la temperatura es de 13,8º. Llueve en gran parte del territorio y nieva en cotas no muy elevadas del Pirineo. El “chip” mental del verano se ha visto altamente afectado.

los hábitos que teníamos durante los últimos dos meses y medio de conectar el aire acondicionado, de ir a la playa y comer en un chiringuito, de comprarse unas chanclas y un polo de manga corta, de cenar en una terraza al aire libre comiendo un refrescante gazpacho, tener dudas a ver qué helado puede ir mejor para bajar el calor del cuerpo … todo esto ha acabado de repente.

 Hoy y el fin de semana, especialmente mañana sábado y también el próximo lunes nos vendrá más de gusto ir a un restaurante con las ventanas cerradas y comida caliente, entrar en una tienda de ropa y comprarse un jersey e incluso una parca y no exageramos si decimos que en zonas del interior y Pirineo se deberá encender por unas horas la calefacción.

Nos encontramos ante una entrada fría sin precedentes en una primera quincena de septiembre, al menos desde finales del siglo pasado. Sí que es verdad que hemos tenido alguna de similar los septiembres de 2007, 2008 y 2012, pero siempre durante los últimos días del mes. Las lluvias de hace dos o tres semanas en el Pirineo y pre-Pirineo y otras comarcas comenzarán a atraer a los buscadores de setas y sucedáneos de buscadores de setas, dando un empujón a base tiendas y restaurantes de las zonas. Pero no olvidemos que aún estamos en verano astronómico (el meteorológico se terminó el 31 de agosto).

Estamos oyendo comentarios indicando que el calor ya se ha terminado. Por supuesto que grandes calores ya no esperamos, pero si hacemos memoria recordaremos finales de septiembres e incluso octubres con ambiente caluroso, con jornadas de ir en manga corta, todo y que las noches ya no son tropicales. Y este año no será una excepción.

Por cierto, a partir del próximo martes, la recuperación de la temperatura será bastante evidente.

Por gentileza de taiko Meteorología