El día 1 de marzo fue declarado por la Asamblea General de las Naciones Unidas como el Día por la Discriminación Cero. De acuerdo con el Pacto Mundial de Naciones Unidas, Agenda 2030, destacamos los siguientes objetivos:

  • Conseguir la igualdad de género y apoderar a todas las mujeres y niñas (ODS 5), poniendo fin a todas las formas de discriminación hacia las mujeres, promover la igualdad retributiva y eliminar las formas de violencia.
  • Reducir la desigualdad en y entre países (ODS10), reduciendo la pobreza en las zonas más desfavorecidas del planeta.

El informe del Consejo Asesor para el Desarrollo Sostenible (CADS) de la Generalitat de Catalunya, La Agenda 2030: transformar Catalunya, mejorar el mundo, analiza los primeros 16 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en el contexto catalán y se apuntan los principales retos que se desprenden del mismo.

El objetivo 5 destaca: poner fin a todas las formas de discriminación contra todas las mujeres y niñas en todo el mundo, eliminar todas las formas de violencia contra todas las mujeres y niñas en los ámbitos público y privado, incluidos el tráfico y la explotación sexual, así como otros tipos de explotación, promoción de la responsabilidad compartida en el hogar y la familia, según proceda en cada país, y velar por la participación llena y efectiva de las mujeres, así como por la igualdad de oportunidades de liderazgo en todos los ámbitos de toma de decisiones en la vida política, económica y pública, entre otros.

En cuanto al objetivo 10 destaca: revertir el crecimiento de la desigualdad en relación con la diferencia de ingresos entre los más ricos y los más pobres, encontrar el equilibrio entre el desarrollo de medidas de atención directa para hacer frente a situaciones de urgencia social, garantizar la coherencia de las políticas públicas, reducir la brecha salarial entre hombres y mujeres, reforzar las políticas sociales, reforzar y diversificar los servicios educativos municipales para los niños de 0 a 3 años y sus familias, ordenar los flujos migratorios integrando las necesidades del mercado laboral, promover la cohesión social de una sociedad diversa, entre otras.

Las empresas tienen un rol clave en este sentido, deben adoptar a nivel interno y externo políticas y procedimientos para garantizar los mismos derechos y oportunidades laborales a todas las personas trabajadoras, fomentando el crecimiento económico y el desarrollo social. Es clave tener una política de contratación responsable, redistribuyendo de forma más igualitaria los salarios a las personas trabajadoras, implementando mecanismos para evitar el fraude fiscal y fomentando proyectos de cooperación al desarrollo. Las empresas deben procurar integrar a sus plantillas personas con dificultades para acceder al mundo laboral, como pueden ser las personas mayores de 40 años, personas inmigrantes, personas en situación de paro de larga duración, personas con discapacidad, etc. Estas prácticas contribuyen a reducir las desigualdades y la pobreza en la sociedad. La igualdad no es tan solo un derecho fundamental, sino la base necesaria para conseguir un mundo pacífico, próspero y sostenible.