En el marco de la RSE hace tiempo que se habla de comunicación con perspectiva de género , con la voluntad de dar la misma representatividad y visibilidad a hombres y mujeres. Con esta perspectiva, sin embargo, no es suficiente para evitar cualquier tipo de discriminación hacia aquellas personas que, por la razón que sea, son diferentes.

Si lo que queremos es respetar todas las diferencias, tenemos que mirar más allá y en un contexto mucho más amplio hablar de comunicación con perspectiva inclusiva .

comunicacio-inclusiva1
La nuestra es una sociedad diversa donde hay personas con discapacidad o sin, personas con diferentes edades, etnias, orientación sexual, religión, condición social

La nuestra es una sociedad diversa y no sólo porque hay hombres y mujeres, sino también porque hay personas con discapacidad o sin, personas con diferentes edades, etnias, orientación sexual , religión, condición social, … y todo esto lo tenemos que tener en cuenta como empresas que somos a la hora de comunicarnos.

Algunas de estas diferencias las hemos visto desde siempre, otras son más recientes. Pero sí es cierto que no hace tanto tiempo que ha cambiado la percepción que tenemos de esta situación. Poco a poco ha ido arraigando en nuestra sociedad la idea de que todas las personas somos iguales independientemente de lo que nos hace diferentes.

Y si pensamos un poco más nos daremos cuenta de que esta diversidad en sí misma no es un problema, sino que nos enriquece. Sí que es verdad, sin embargo, que hay un problema: la valoración desigual que hacemos de las diferencias.

Con la valoración desigual de las diferencias convertimos la diversidad en desigualdad, y la desigualdad en discriminación.

Tal como ocurre con la comunicación con perspectiva de género, con la comunicación con perspectiva inclusiva podemos contribuir a romper con las desigualdades y con la discriminación.

Debemos ser conscientes de que el lenguaje no discrimina a las personas sino que lo hace la forma en que lo usamos, ya que con el lenguaje expresamos lo que pensamos tanto a nivel colectivo (como sociedad) como a nivel individual (como personas). Pero también a la inversa: con el lenguaje podemos cambiar lo que pensamos y mejorar nuestra sociedad, haciendo que todas las personas se encuentren al mismo nivel al margen de sus diferencias.

La comunicación con perspectiva inclusiva rompe los estereotipos que hay respecto de la diversidad entre las personas y evita el menosprecio hacia los colectivos diferentes.

Ponemos algún ejemplo … Actualmente las personas con alguna discapacidad ya no son una minoría, sino que aquí y en el resto de Europa son una parte importante de una población que, además de tener una discapacidad, también son hombres o mujeres, trabajadoras o no, grandes o jóvenes, … Así, cuando nos referimos se recomienda hablar de una “persona con discapacidad” y no de una “persona discapacitada” (dando a entender que no tiene más característica), o decir que “esta mujer tiene una discapacidad” y no decir “esta mujer sufre una discapacidad” (para evitar dramatizar su situación).

Lo mismo ocurre con las personas mayores. Hoy en día ha aumentado espectacularmente la esperanza de vida, y no sólo eso sino que también se ha alargado la vida activa de las personas y, por tanto, su participación social. Este es, pues, un colectivo que debemos tener en consideración en nuestros productos y servicios, y en la forma en que nos comunicamos y cómo nos referimos como empresa en nuestros mensajes orales, escritos o publicitarios.

Y lo mismo podríamos decir de las personas con diversidad étnica, cultural, de orientación sexual, de condición social, con enfermedades crónicas, …

Con la comunicación con perspectiva inclusiva lo que queremos es dar visibilidad y representatividad a la diversidad de colectivos que forman nuestra sociedad.

la campaña” Emprende en catalán: + allá del género “ es una acción destinada a promover el uso de la lengua catalana en Cataluña en el ámbito laboral y empresarial promovida por la Fundación PIMEC y con el apoyo del Departamento de Cultura de la Generalidad de Cataluña (2016).

Teresa Reñé, Gestora de Contenidos y colaboradora de la Fundación PIMEC