La tecnología ha cambiado nuestros hábitos, nuestra manera de relacionarnos cómo compramos y vendemos … En los últimos meses se habla mucho de la importancia de la transformación digital, de las apps y de la necesidad de las empresas de sumarse al “carro” de este movimiento que cambiará aún más nuestra sociedad.

La transformació digital, vital per al futur de les empreses

Muchas empresas creen que diseñar o abrir nuevos canales digitales es sinónimo de transformación digital , nada menos parecido a la realidad . Tener web, una app o estar en redes sociales no significa ser digital. Antes de lanzar una app esperando que, de esta manera, nuestra empresa se transforme en digital, es un error.

El uso de las aplicaciones móvil está creciendo cada vez más gracias a la gran penetración que los smartphones tienen en nuestra sociedad, pero esto no quiere decir que la nuestra empresa necesite lanzar al mercado una aplicación … ¿Una aplicación, de qué? ¿Qué hará el usuario con ella? A continuación hablaremos:

¿Tener una app significa que tienes un alto nivel de digitalización?

La respuesta es no. Muchas empresas se quieren sumar a la moda de las aplicaciones móviles para sentirse digitalizadas o por cuestión de estatus, obviando algunas preguntas que se deben hacer previamente a su lanzamiento. Es cuando luego se encuentran con que tienen una aplicación móvil, pero que nadie se la descarga o no saben cómo darle uso.

Hace falta saber si con una aplicación doy un valor añadido a mi producto y mi cliente.

Los datos de uso del móvil quizás nos desvían del foco de atención que debe preocuparnos, que pasa por conocer nuestro negocio y nuestro target para saber si necesitamos o no tirar una aplicación móvil. Es cierto que, a priori, cualquier empresa debería tener una app si de estadísticas de uso se trata. El último estudio de la IAB sobre Mobile Marketing nos da datos interesantes:

  •  Los smartphones se utilizan de media unas 2 horas y 34 minutos al día. Destaca el segmento de mujeres jóvenes entre 16 y 40 años.
  • 9 de cada 10 personas utilizan el móvil en su proceso de compra: consulta, ve una ficha de producto y pocos, cada vez más, terminan el proceso de compra.
  • El 41% de los usuarios ha hecho alguna compra desde su móvil.
  • Las categorías más compradas son moda, ocio, viajes y electrónica.
  • Los usuarios des-instalan apps por falta de uso (62%), no era lo que esperaban (46%) u ocupaban demasiado espacio (39%).

Ante los datos que nos da la informe de la IAB se puede pensar que es interesante plantearse hacer una app móvil de nuestro negocio. Yo no iría tan rápido y no me dejaría deslumbrar por los números … ahora falta la parte más importante, saber si con esta app doy un valor añadido a mi producto y mi cliente.

Algunas de las preguntas que nos debemos hacer antes de pensar en hacer una app son:

  •  ¿Puedo generar contenidos exclusivos para este canal?
  • ¿Mi target le interesará una app de mi empresa?
  • ¿Seguiré alguna estrategia a la app, que complemente la estrategia general de la empresa?
  • ¿Cómo conseguiré retener mis clientes? Para dejar algún dato, de media, las aplicaciones pierden más del 75% de usuarios antes al tercer día de descarga.
  • ¿Tengo los recursos, económicos y humanos, para mantener actualizada?
  • ¿Tengo los recursos para darla a conocer? ¿Cómo conseguiré que mis clientes se la descarguen? Hay más de 2 millones de aplicaciones en Google Play y casi 2 millones y medio en la App Store.

Estas preguntas no son sencillas de responder. No sólo hay una implicación del equipo de marketing, toda la empresa debe apostar por este nuevo canal si se decide que puede dar valor añadido a la marca.

Por lo tanto, antes de hacer una inversión grande, como es el caso de diseñar y lanzar una aplicación, hay que cuestionárselo todo. Cualquier detalle es importante para que vuestra aplicación os aporte aporte el retorno que le hayáis marcado.