/

El futuro del país se encuentra en sus raíces

En momentos como los actuales en que se está pensando en la formación de un nuevo Gobierno en Catalunya, y a nivel de Estado la deuda está en constante crecimiento, y los sectores económicos se encuentran ante una respuesta insuficiente por parte del propio Estado, es hora de reivindicar si alguien sabe adónde vamos.

Nosotros, desde PIMEC, y muy especialmente desde el sector agroalimentario, pensamos que es hora de volver a las raíces del desarrollo de todo el país.

Creemos que en el mundo rural encontramos el equilibrio, y este equilibrio nos genera estabilidad, y la estabilidad nos da confianza. Todos estos componentes son necesarios para afrontar el futuro, un futuro que pasa por ser, antes que nada, solidario, por trabajar con cooperación y, desde la humildad, afrontar estos nuevos retos postpandemia.

No podemos rehuir lo que todos sabemos. Cuando alguien tiene problemas normalmente vuelve a sus orígenes a buscar las fuerzas para reemprender; la identidad nos da fuerza, la estima a la tierra y su gente nos animan a trabajar y compartir, todo ayuda a superar los problemas que la vida nos va poniendo delante.

El sector agroalimentario es uno de los sectores que ha seguido trabajando para garantizar que la población pueda disponer en todo momento de comida, pero hay subsectores dentro del agroalimentario que han sufrido mucho, a causa precisamente de la COVID-19. A pesar de todo, las exportaciones han sido de las más importantes de la historia. Toda la población en general continúa sometida a una presión y a unas medidas y condicionantes, que se han ido asumiendo a pesar de la poca coherencia demostrada por todas las autoridades a la hora de aplicar estas medidas y de darles la lógica y el sentido común que en muchas ocasiones hemos aportado más la sociedad en su conjunto que esas mismas autoridades. 

El sector agroalimentario necesita que, ahora, la población en general le reconozca su aportación y solidaridad con un consumo prioritario de los productos de proximidad y con la visita al territorio, dando vida al mundo rural y a sus tradiciones.

Por parte del nuevo Gobierno y las diferentes administraciones necesitamos que, de una vez por todas, tengan claro que el futuro del país también pasa para dialogar con la gente de estos territorios; basta ya de hacer normas y leyes sin este diálogo, sin el consenso con el territorio, no nos sirven decisiones tomadas desde despachos de Barcelona u otras capitales por parte de una tecnocracia que no trabaja en el territorio, ni lo vive ni lo entiende y que lo ve con una mirada de fin de semana, más que como una realidad económica y de futuro en todos los ámbitos económicos.

El territorio provee de energía, de renovables, de investigación del paisaje, de bioeconomía, entiende y practica la economía circular, y promueve más que nadie la sostenibilidad a todos los niveles. Es por este motivo que las nuevas ayudas del NEXT GENERATION de la UE deben tener unos destinatarios seguros: el sector agroalimentario y las PYMES del territorio.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*

Previous Story

La importancia del despliegue de la fibra óptica para las empresas

Next Story

Teletrabajo: sin corresponsabilidad, ¡no!

Latest from Competitividad

Corresponsabilidad

El diccionario nos dice: Responsabilidad compartida. Una definición breve, clara y concisa. Estoy de acuerdo en

Recuerdos y realidad

Mi nombre es Jenny Alayo Castañeda, peruana de nacimiento. Llegué a Barcelona hace más de 20