/

Nueva sentencia de despido disciplinario en un supuesto de acoso sexual

Recientemente, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha declarado procedente el despido disciplinario por causa de una conducta de acoso sexual en un contexto de relación laboral y abuso de superioridad por situación jerárquica.

Los hechos que motivan el despido fueron denunciados por el canal interno de la empresa donde se exponía que, durante una cena de empresa, con ocasión de encontrarse una trabajadora y su responsable en un espacio solos, y en el desarrollo de una conversación de contenido laboral iniciada por la trabajadora, su responsable accedió físicamente a ella mientras esta lo intentaba esquivar, a la vez que el acosador le propuso continuar la celebración en una habitación privada del hotel donde se encontraban.

Ante estos hechos, el tribunal puntualiza que en las ocasiones en las que la víctima y el acosador se encuentran solos, el relato de la víctima es el elemento esencial para determinar lo que ha sucedido. No obstante, para dar credibilidad a esta información se debe contrastar con otros datos que se puedan probar, así como con la versión del presunto acosador. En el caso concreto, se estima que el relato y las manifestaciones del acosador coinciden parcialmente con el relato de la víctima y que los argumentos que difieren se basan en apreciaciones subjetivas sobre la relevancia de los hechos.

El tribunal considera que la conducta provocada por el acosador vulnera el derecho de la víctima al respecto de su intimidad y a su dignidad reconocido en el Estatuto de los Trabajadores, y que encaja con la definición de acoso sexual recogida en la LO 3/2007, para la igualdad efectiva entre mujeres y hombres.

La Sala lo fundamenta en que se trata de un acontecimiento laboral y los hechos derivan de una conversación relacionada con el ámbito de trabajo. Además, se evidencia el abuso de superioridad por parte del acosador, dada su posición jerárquica en la empresa, para aprovechar la preocupación profesional de la víctima para establecer contacto físico, creando una barrera de intimidad física a la trabajadora.

Para finalizar, recuerda que la protección de la víctima de acoso sexual es “el principio cardinal de la actuación de todos los poderes sociales con potestad para resolver este tipo de conflictos que origina la humana convivencia”.

Itziar Ruedas   iruedas@pimec.org

Más información:
https://www.pimec.org/ca/serveis-digualtat
https://www.pimec.org/ca/pimes-autonoms/serveis/assessoria-juridica/protocol-assetjament

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*

Previous Story

Canaletas: “Beber agua también es sostenible e innovador”

Next Story

Tecnovelero: “Hay que replantear el modelo actual de movilidad y acceso a las urbes para cumplir con los ODS y reducir la contaminación”

Latest from Consejos empresariales