La situación actual tendrá sobre la economía efectos muy graves, especialmente para las pequeñas empresas y sectores como el comercio, el turismo, el transporte y los servicios a personas y a empresas.

Tanto es así que, leyendo los resultados de la última encuesta dirigida a pymes y autónomos de PIMEC, se puede plasmar esta situación. Se observa que un 93,6% de las pequeñas y medianas empresas y de los autónomos afirma sufrir una bajada de las ventas o anulaciones de reservas, porcentaje superiore al 89,8% que registraba este efecto en la anterior encuesta que se había realizado.

En un momento empresarial en el que cada vez cuesta más ser competitivo, pymes con proyectos de mejora de producto o de procesos industriales realizados en 2019 tienen que poder recuperar una parte a través de las deducciones fiscales.

Las deducciones fiscales por actividades de investigación y desarrollo e innovación tecnológica, reflejadas en el Artículo 35 del TRLIS, son las ayudas más potentes en el marco fiscal de la OCDE. La empresa puede decidir si después utiliza o no estas deducciones, pero lo más importante es que las conozca para así poder tomar la decisión de poder beneficiarse.

Es muy importante que las empresas puedan tener esta información de primera mano, puesto que muchas ya lo están haciendo y en consecuencia ya se han beneficiado en los ejercicios anteriores. Aun así, hay otras muchas que lo desconocen, y no se están beneficiando de este 12% que les correspondería por su propia actividad de innovación empresarial, ya sea en la mejora de productos, en la realización de un nuevo producto o en la mejora de su proceso productivo.

Es aquí donde esta mejora realizada y todas las horas aplicadas a la mejora, ya sean propias o externas, y de los materiales utilizados para la realización de pruebas o prototipos tienen el derecho de ser deducidos con el 12%, recuperando este importe en el pago más reducido del impuesto sobre sociedades, o acumulado en crédito fiscal en empresas sin beneficios.

Desde PIMEC gestionamos íntegramente estas desgravaciones fiscales de actividades relacionadas con la I+D+i y la innovación tecnológica, dando la máxima seguridad jurídica gracias a la experiencia de nuestros especialistas. Y vosotros, ¿ya os estáis aplicando las deducciones fiscales en I+D+i?