En Bruselas la Comisión Europea está en pleno proceso de evaluación de un Reglamento relativo a las declaraciones nutricionales y de propiedades saludables en los alimentos.

El Reglamento (CE) nº 1924/2006 fue adoptado en 2006 para regular el uso de estas declaraciones en el etiquetado, presentación y publicidad de los alimentos

[Gview file = “https://www.um.es/casan/documentos/legislacion/ALIMENTARIA/ETIQUETADO/Reglamento-1924-2006.pdf” save = “1”]

El etiquetado y la publicidad de un número cada vez mayor de alimentos de la Unión Europea (UE) contiene declaraciones nutricionales y de propiedades saludables. Para garantizar un elevado nivel de protección de los consumidores y facilitar que estos elijan entre los diferentes alimentos, los productos comercializados deben ser seguros y poseer un etiquetado adecuado.

HACE ESTE REGLAMENTO?

Tiene por objeto garantizar que las declaraciones nutricionales y de propiedades saludables en las etiquetas, y la presentación y publicidad de los alimentos, sean claras y basadas en pruebas generalmente aceptadas por la comunidad científica.

Hay una amplia serie de sustancias, tales como vitaminas, minerales, aminoácidos, ácidos grasos esenciales y extractos de hierbas con un efecto nutricional o fisiológico que pueden estar presentes en un alimento y ser objeto de una declaración. El Reglamento garantiza un elevado nivel de protección de los consumidores, les da la información necesaria para elegir con pleno conocimiento de causa y crea condiciones iguales de competencia para la industria alimentaria.

PUNTOS CLAVE PARA LA UTILIZACIÓN DE DECLARACIONES NUTRICIONALES Y PROPIEDADES SALUDABLES DE LOS ALIMENTOS

La Comisión Europea debe establecer perfiles nutricionales y condiciones para la utilización de declaraciones nutricionales y propiedades saludables de los alimentos, teniendo en cuenta:

  • las cantidades de nutrientes y otras sustancias contenidas en los alimentos, como por ejemplo: ácidos grasos, ácidos grasos saturados, ácidos grasos trans, azúcares, sal.
  • La función e importancia de los alimentos en la dieta de la población en general o de grupos de riesgo, como los niños; la presencia de nutrientes efectos en la salud haya sido reconocido científicamente.

Las declaraciones de propiedades saludables no deben:

  • ser falsas, ambiguas o engañosas;
  • dar lugar a dudas sobre la seguridad o adecuación nutricional de otros alimentos;
  • alentar el consumo excesivo;
  • sugerir que una dieta equilibrada y variada no puede proporcionar cantidades adecuadas de nutrientes.
  • sugerir que la salud podría verse afectada si no se consume el alimento de que se trate;
  • hacer referencia al ritmo o la magnitud de la pérdida de peso;
  • hacer referencia a las recomendaciones de profesionales de la salud individuales.

Los trabajos de la Comisión apunta que:

sólo se autorizará el uso de declaraciones nutricionales y de propiedades saludables si se ha demostrado que la presencia, ausencia o contenido reducido de una sustancia en un alimento posee un efecto benéfico, establecido mediante datos científicos generalmente aceptados.

Tales sustancias deben estar en cantidades que sea razonable que se consuman para producir el efecto deseado.