La retribución determina en gran medida la buena o mala relación existente entre empresa y trabajador y se convierte en un elemento motivador vital para garantizar el compromiso del equipo humano y evitar la complicada fuga de talentos. Aplicar un sistema de retribución variable incluido dentro de un plan bien diseñado puede servir para motivar a los empleados y que estos de se identifiquen con los objetivos de la empresa

Com implantar la retribució variable a una pime?

Es importante que las empresas sepan valorar el esfuerzo extra que llevan a cabo sus empleados ya que de esta manera conseguirá aumentar la productividad de la compañía. Este sistema también es muy útil para establecer las nuevas prioridades de las empresas.

la política de retribución de la empresa es uno de los factores que más influyen en el nivel de satisfacción del equipo humano . Este nivel de satisfacción influirá de manera directa o indirecta en su motivación, en las ganas de participar activamente en la resolución de problemas puntuales, en la voluntad de trabajar en equipo y, sobre todo, en esta actitud positiva y abierta a la comunicación que es imprescindible para cualquier proyecto empresarial que busque el éxito.

5 aspectos clave para mejorar el sistema de retribución variable de su empresa

Diferentes tipos de retribución

Cuando hablamos de retribución, podemos definir tres sistemas de retribución más habituales y eficaces hoy por hoy: la retribución fija, la retribución variable y el complementario pago en especie.

Llamamos retribución fija en la retribución económica mínima que la empresa garantiza a sus trabajadores y que se fija dependiendo de las funciones que ejercen o del cargo que ostentan.

Por un lado representa la estabilidad para los trabajadores y un equilibrio que revierte positivamente en el rendimiento productivo.

Pero por otro lado, puede producir un cierto “apalancamiento” del empleado que se traduzca en una pérdida de interés para seguir aportando su talento al resto del equipo humano.

La retribución variable se establece en función de los resultados que se alcanzan. Para ello se debe crear una base o sistema de medidas de los resultados que permitan una remuneración real en base a estos objetivos.

Este sistema premia los logros de los empleados, pero tiene sus riesgos: si esta retribución variable es demasiado escasa o los objetivos que debe alcanzar el empleado para conseguir la retribución pactada son imposibles de cumplir, el el equipo humano se desmotivará y, así, bajará su rendimiento, su implicación en el proyecto y, por supuesto, su nivel de eficiencia, eficacia y productividad.

la tercera retribución salarial, la retribución en especie , consiste en complementar el salario base o la retribución variable con una serie de beneficios no monetarios a los empleados . Hay muchos ejemplos de retribución en especie: días de vacaciones, flexibilidad horaria, viajes, regalos, formación de alto nivel, uso del vehículo de empresa, descuentos, etc.

Desde el punto de vista de la motivación y la productividad vemos que, en muchas ocasiones estas retribuciones en especie son mucho más determinantes que las económicas.

Podríamos hablar de un cuarto gran sistema de retribución, lo que está ligado a la productividad pero sin duda es un sistema mucho más complejo que da para hacer un análisis más particular.

Cómo podemos crear el sistema retributivo óptimo para nuestra empresa?

Cualquier política de retribución tiene sus pros y contras y no hay una fórmula fija que funcione en todas las empresas y en todos los grupos humanos, pero sí hay una serie de características clave que debería cumplir cualquier sistema retributivo para intentar ser lo más perfecto posible:

  • Justo: que no genere agravios comparativos entre los trabajadores
  • Alcanzable: debemos definir objetivos que se puedan alcanzar
  • Sencillo: debemos huir de sistemas complejos que generen desconfianza. La simplicidad y claridad es un elemento clave para su éxito
  • Transparente: hay que aportar toda la documentación para comprobar de donde salen las cifras
  • Escalonado: es recomendable que cuente con diferentes etapas remunerativas de consecución

Finalmente, para diseñar un buen plan es muy importante contar con el asesoramiento adecuado ya que este puede contribuir de manera importante a ayudar a ahorrar costes a las empresas. Sólo si se llegan los resultados extra incrementarán sus costes retributivos.
¿Consideráis implementar o revisar en vuestra empresa un sistema de retribución variable? En el Departamento de Recursos Humanos de PIMEC os podemos ayudar.