Como tutor de contenidos, os facilito un sencillo consejo que evitará que Google penalice algunas de nuestras publicaciones en webs, blogs y foros.

Google detecta cuándo dos páginas tienen un mismo texto. Por tanto, no debemos nunca copiar y pegar artículos enteros de otras fuentes. Además de que ética y legalmente es reprobable, Google penaliza estas páginas mostrándolas muy atrás en los resultados de búsqueda.

Si somos redactores de contenidos y escribimos un texto largo que queremos publicar en dos o más canales distintos -por ejemplo: en nuestra web, en LinkedIn, en Medium o en un portal de nuestro sector- el buscador detectará estas duplicidades y penalizará a unos u otros.

Existen dos soluciones para evitarlo: una es cambiar la redacción y composición del texto en cada canal donde lo publiquemos y, la otra, consiste en decir directamente al buscador cuál es el texto canónico que queremos que indexe y muestre en los resultados de búsqueda y cuáles son los duplicados. Hay varias formas de hacerlo y la más sencilla es indicar, al final de los “duplicados”, el enlace al texto original. Por ejemplo, podemos escribir antes: “Previamente publicado en” o “Fuente:”, u otra frase.