Iniciamos una serie de tablas referentes a la importancia de tener y mantener una buena base de datos, como estructurarla y como utilizarla . Y empezamos, de entrada, desde la base y teniendo en cuenta las nuevas herramientas digitales, para conocer algunas ideas sobre cómo construirla.

base de datos para un negocio B2C (transacciones entre empresa y consumidor final – business to consumer), sobre todo para comercios al menor, tal vez no es tan obvio o sencillo recopilar datos de quien consume nuestros servicios o productos.

A priori cuando vamos a comprar el pan no dejamos nuestro nombre, dirección o teléfono.

Y en principio tampoco dejamos registro (escrito o digitalizado) de nuestro poder adquisitivo, hábitos de consumo, o intereses en otros productos de la panadería.

Pero tanto para este tipo de negocio como los también llamados B2B (transacciones entre empresas – del inglés business to business), hay maneras de conocer y registrar los datos de nuestros usuarios o consumidores.

En el momento que vivimos de transformación digital , es necesario que vayamos más allá del folleto impreso que dejamos en la recepción o mostrador para que los visitantes dejen sus datos llamados a la atención de un sorteo o promoción.

No decimos que ya no sirva, pero sí que hay que adaptarse a las nuevas maneras de funcionar de las que podemos sacar más provecho. Modos, métodos o tecnología hoy en día muy democratizada y por tanto, al alcance, también, de autónomos, micro y pequeñas empresas .

Si tenemos oficina, despacho, tienda, consulta o espacio cualquiera por donde transitan usuarios:

  • Podemos activar una tarjeta de cliente o fidelización (sí, como las de supermercado), e incentivar a los usuarios a usarla de manera que obtengan descuentos por acumulación de compras, regalos para su cumpleaños, o ofertas según tipo o segmento de público.
  • Preparar nuestro sistema de ticketing de modo que podamos registrar datos básicos del cliente de manera rápida y fácil a la hora de cobrar.
  • Facilitar un punto digital, por ejemplo, una tablet en la sala de espera, donde se pueden entretener previo registro.
  • O bien facilitar un cuestionario online en pantalla a la salida para contestar a preguntas de valoración.
  • Anunciar un código QR en carteles para que al leerlo acceden a un mini site, prevista o sección de la página web donde añadir sus datos para recibir nuestros boletines electrónicos.
  • Instalar monitores con tecnología beacon, de modo que podamos enviar información a los clientes que se encuentren cerca del negocio, o mediante las que podamos identificar a los usuarios que pasan por delante.

A distancia, otros maneras de captar datos pueden ser:

  • Ofrecer servicios de descarga de documentos de interés desde nuestra plataforma web o blog.
  • Abrir un ecommerce o tienda online.
  • Conseguir el registro voluntario de los usuarios en nuestros perfiles de redes sociales, o incentivarlo mediante post patrocinados a facebook por ejemplo (que podemos hacer con inversiones mínimas).
  • Interactuar con nuestros seguidores en redes de forma que nos den más información sobre sus gustos o hábitos.
  • Campañas de incentivos para invitar a otros usuarios (invita a un amigo y os lleváis XX los dos).
  • Ampliación de servicios; “Consigue gratis el complemento XX”.
  • Centralita telefónica inteligente que registra datos de las llamadas.

Según el tipo de negocio nos convendrá utilizar unos u otros métodos, y captar unas u otros datos mediante estas acciones. Pongamos que básico sería nombre y apellidos y correo electrónico, pero también código postal, intereses profesionales o personales, hábitos de compra (cada cuánto, dónde, qué, cuándo …).

Una vez empezamos a construir nuestra base de datos – reunir datos relevantes para nuestro negocio en una estructura óptima – podremos pasar a mantenerla, calificarla y sacar provecho. En próximo posts!