La gran mayoría de las Empresas no cuentan con un Sistema de Control de Fraude Interno que mitigue la ocurrencia de desviación de dinero, tanto en su entrada como en su salida de la Organización.

Por ello, cuando en algún momento las Empresas se ven afectadas por alguno de estos incidentes, sus Gerentes desconocen la manera de actuar, cómo impedir que vuelva a ocurrir y, lo más importante, cómo poder establecer un sistema que controle las posibles desviaciones.

De este modo, es necesario que los Responsables de las Empresas lleven a cabo medidas orientadas a diseñar Sistemas de Control de Fraude Interno que, por un lado, minimicen al máximo posible, la probabilidad de ocurrencia del fraude y que, por otro lado, maximicen la probabilidad de detectarlas con el tiempo suficiente para que no lleguen a implicar una pérdida para la Empresa, ni a nivel económico, ni a nivel de imagen de marca, ni de pérdida de confianza.

Y para ello, se requiere de un exhaustivo Análisis de los posibles Riesgos de Fraude que pueden darse en la Organización, tanto por Agentes Externos como por Internos, que permita poder diseñar un Sistema de Control Interno que proporcione el grado de seguridad razonable en cuanto a la Prevención, Detección y Gestión del Fraude.

Ana Isabel Pérez Ortega

Consultora Financiera PIMEC