Imagínate que un día entras en un ascensor y te encuentras a la persona ideal a quien le puedes explicar tu proyecto para que invierta en él. Pero es alguien muy ocupado y solo tienes el tiempo que dura el trayecto hasta que salga del ascensor. Ese discurso clave, potente, atractivo, conciso y concreto que debes utilizar en un momento así es lo que se conoce como Elevator Pitch (discurso de ascensor).

El Pitch se utiliza, sobre todo, en el mundo del emprendimiento, para presentar el proyecto empresarial ante potenciales inversores de una manera breve y potente para atraer su interés. También se utiliza, cada vez más, en programas de financiación pública, por ejemplo, en las fases 2 del Instrumento Pyme de Horizon 2020.

El Elevator Pitch se podría considerar una versión reducida del Pitch, para adaptarlo a la situación ficticia que hemos explicado inicialmente, por ejemplo de 2 minutos.

Pero, si algún día nos encontramos en una situación similar, ¿cómo podemos tener un buen Elevator Pitch? Lo primero es prepararlo con antelación e integrar el discurso para poder explicarlo con naturalidad y contundencia, sin necesidad de dejarlo todo a la improvisación o en manos de los nervios que puedan aparecer.

¿Cómo estructurar un Elevator Pitch potente y seductor? Estos son los puntos clave que no puedes obviar:

  • ¿Qué producto o servicio ofreces?
    Poner rápidamente en contexto nuestro speech.
  • ¿Quién eres? ¿Cuál es tu experiencia?
    Se trata de dejar huella en la memoria del oyente, ya sea con tu nombre, con tu marca, con algún objetivo conseguido o con alguna cifra.
  • ¿Cuáles son tu idea y tu modelo de negocio?
    ¿Eres capaz de explicarlo todo en una frase? Inténtalo. Es muy importante.
  • ¿Qué te diferencia de la competencia?
    Si después del discurso queda la sensación de que hay muchos proyectos iguales en el mercado, habremos perdido una buena oportunidad. Destaca algo que te diferencie del resto y que atraiga la atención del inversor.
  • ¿Qué le ofreces a tu inversor?
    Un inversor lo que quiere saber es qué puede sacar de todo esto. Dedica una parte del discurso a tu propuesta de colaboración.

Y recuerda, tienes poco tiempo. Toca la fibra, genera curiosidad y apela a las emociones. Si todo va bien, ya habrá tiempo de entrar en detalles. En la red podrás encontrar infinidad de ejemplos de Elevator Pitch. Mira, coge ideas, adáptalas a tu caso para sentirte cómodo con tu discurso, escríbelo, intégralo y ponlo en funcionamiento.