El Consejo de Trabajo, Económico y Social de Cataluña ha elaborado y presentado un informe sobre la inversión extranjera en Cataluña. Para poner de relieve la importancia de esta magnitud para nuestra economía me permito reproducir algunas de las conclusiones de este informe:

Conclusiones

  • La inversión extranjera directa representa un 1,5% del PIB en Cataluña de media anual durante el periodo 2008 a 2014, un porcentaje que ha variado poco respecto a lo que ha sucedido en los periodos estudiados, 1995-2000 (1,7%) y desde 2001 hasta 2007 (1,4%).

  • La inversión extranjera ha aumentado un 58,8% de 2015 en Cataluña si se utilizan datos del Registro de Inversiones Extranjeras (RIE) y un 179,5% si la fuente es el FDI Markets del Financial Times, referidas a inversiones extranjeras greenfield.
  • Los datos de inversión del RIE presentan un efecto su , por lo que estas subestiman la inversión recibida en Cataluña y de otras comunidades autónomas a la vez que sobrestiman la inversión captada por la Comunidad de Madrid, fruto de su capitalidad política y administrativa.
  • Resulta notorio el peso que las filiales de empresas extranjeras tienen en la economía catalana durante el periodo estudiado, ya sea en términos de VAB o de empleo. Así, en el año 2013, el último con datos disponibles, las filiales de empresas extranjeras representaban el 1,0% del total de empresas industriales y de servicios de mercado (excluyendo los servicios financieros), así como el 26 , 3% del VAB y el 18,3% del empleo en estos sectores. Estas variables son significativamente más relevantes en la economía catalana que a la española. Adicionalmente, cabe destacar una mayor productividad en comparación a las empresas autóctonas, así como un mayor gasto de personal por persona ocupada.
  • Aunque la inversión es más relevante en la industria manufacturera y en algunas ramas del sector servicios, ésta se encuentra muy diversificada a escala sectorial.

en relación a la procedencia de esta inversión, se observa un reparto relativamente disperso a escala de países, encabezado por los países Bajos, que representa un 16, 1% del total . Así pues, la inversión que llega a Cataluña presenta una robustez que la hace menos dependiente de las decisiones de inversores concretos que otros territorios donde se hacen patentes mayores niveles de concentración, ya sea de los países de procedencia de la inversión o bien de determinados sectores .

  • Por último, conviene remarcar que los datos sobre inversión extranjera son bastante positivas y hay rehuir de una lectura política simple, ya sea en un sentido u otro, dada su variabilidad , que sigue condicionantes eminentemente económicos.

Download (PDF, 1.19MB)