/

La adaptación de la oferta formativa a las necesidades de las empresas, un reto para el sector energético

Cada vez son más las empresas del sector energético que ponen de manifiesto una problemática que dificulta el desarrollo de su actividad: hay una creciente demanda de instaladores, pero tienen dificultades para encontrar personal cualificado. Las cifras que proporciona un reciente estudio elaborado por la Federación de Gremios de Instaladores de Cataluña (FEGICAT) lo corroboran. A día de hoy, las empresas de este sector estarían en disposición de contratar unas 18.000 personas trabajadoras, pero el 93,9% reconoce que resulta complejo encontrar personas con la formación necesaria.

Para dar respuesta a las necesidades de este sector de actividad, PIMEC y FEGICAT firmaron el pasado mes de octubre un convenio de colaboración con el Departamento de Empresa y Trabajo de la Generalitat de Cataluña con el compromiso de coordinar acciones de formación en el sector energético que permitan resolver la carencia de profesionales, ajustando la oferta y la demanda, y al mismo tiempo, que favorezcan la mejora de la competitividad de las empresas instaladoras. Las actuaciones por desarrollar van desde la identificación de las necesidades formativas y de personas que estén interesadas, hasta definir ofertas formativas y difundir ofertas de trabajo en el sector.

Estos retos se desarrollarán mediante la colaboración directa con el Servicio Público de Ocupación de Cataluña (SOY) y el Consorcio para la Formación Continua de Cataluña (CFCC), facilitando toda la información sectorial que sea significativa y útil para las empresas instaladoras y los profesionales. Además, PIMEC y FEGICAT participarán en las diferentes comisiones de trabajo derivadas del convenio.

Por su parte, el Departamento de Empresa y Trabajo ofrece asesoramiento al sector energético a través del apoyo en los procesos de reclutamiento y selección, la creación y promoción de espacios de formación y líneas para el fomento de la contratación, entre otras. Por otro lado, FEGICAT propone favorecer la contratación de perfiles del sector energético, especialmente en aquellos casos en que las personas estén a punto de finalizar la formación de la familia de las instalaciones energéticas. También desarrolla propuestas de itinerarios formativos para potenciar la inserción laboral.

El sector energético, clave para el buen funcionamiento del sistema productivo del país

Las empresas tienen que ser cada vez más eficientes y sostenibles desde el punto de vista energético y el sistema productivo se tiene que transformar para adaptarse a nuevas realidades. Para conseguirlo, es imprescindible que haya un proceso de transición energética, pero este no será posible si no hay suficientes profesionales calificados para llevarlo a cabo. Así pues, hay que garantizar que las capacidades y las habilidades de las personas trabajadoras responden a las nuevas realidades de las empresas y del mundo del trabajo en general.

¿Como se puede hacer frente a los importantes desafíos que plantea la transición energética? Por un lado, es fundamental ofrecer formación continuada para actualizar los conocimientos técnicos de las personas trabajadoras que ya están en activo. Por otro lado, hay que trabajar para crear vocación y favorecer así que cada vez haya más activistas en el ámbito de la transición energética.

El desajuste entre la oferta y la demanda, una problemática que va más allá del sector energético

El desajuste entre la oferta y la demanda en el mercado laboral no es exclusivo del sector energético. Esta es una problemática que afecta actualmente a otros muchos ámbitos y sectores de actividad. Por este motivo, tal y como afirma el presidente de PIMEC, Antoni Cañete, el convenio firmado entre el Departamento de Empresa y Trabajo, FEGICAT y la patronal tiene que ser solo un punto de partida. En este sentido, en el marco de la rueda de prensa donde se detalló el acuerdo entre las entidades, Cañete afirmó que “hay que hacer extensiva la colaboración publicoprivada en otros sectores de actividad con el objetivo de invertir el sistema en el mercado de trabajo, priorizando la demanda por encima de la oferta”.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*

Previous Story

¿Conoces los derechos lingüísticos que han de respetar las empresas catalanas?

Latest from Competitividad