Ya a finales de 2016, mencionamos el blockchain como una de las tendencias tecnológicas del 2017 dentro del concepto de la Transformación Digital. De hecho, la cadena de bloques más conocida, el Bitcoin (cryptomoneda o dinero electrónico), se lanzó el 2009, y desde entonces, esta tecnología no ha hecho más que crecer y desarrollarse de tal manera que ya no hay duda será el futuro de internet y el que marcará una nueva manera de hacer, también en los negocios.

Pero de todas las nuevas tecnologías – internet de las cosas, big data, etc. -, el blockchain es todavía la gran desconocida.

¿Es cierto que tiene el poder de cambiar el mundo tal y como lo conocemos? ¿Cómo afecta todo esto al tejido empresarial?

Por su importancia, en PIMEC ya hemos empezado a ofrecer charlas que miren de dar luz para comprender el blockchain, y aquí miramos de hacer una explicación introductoria, en este y en siguiente post.

¿Qué cambia el Blockchain?

Antes de entrar en una definición más técnica (en el próximo post), se dice que el blockchain hará que pasamos de un Internet de la Información, a un Internet del Valor.

Los principales problemas del internet actual son que la información no siempre está accesible, es vulnerable de ser alterada, y no tenemos seguridad que sea cierta – no es del todo fiable -. Actualmente, Whatsapp cae o se colapsa por fin de año, y si yo cuelgo un CV, se “confía” que la información que pongo sea cierta, pero no está validada.

Y más todavía, en la actual internet de la información, nuestros datos no son nuestros. La información que añado a facebook es de facebook; de hecho, su negocio se basa al ofrecer unos servicios gratuitos al usuario de forma que capta y agrega datos de manera masiva, y a partir de aquí puede comercializar su big data.
Con el blockchain, esto cambia, la información:

  • Deja de ser vulnerable
  • Es siempre accesible
  • Es fiable e inmutable
  • Es nuestra, y compartimos sólo el que deseamos.

¿Cómo afecta esto en los negocios?

Pensamos en la posibilidad del  internet de las cosas, y por ejemplo, los coches o vehículos que pueden ir sólos. ¿Confiaríamos ahora en una ciudad de coches autoconducidos? Sabiendo o conscientes de que la red se puede colapsar, o que el servidor que da órdenes a los coches puede ser hackeado?

blockchainEsto, la tecnología blockchain lo soluciona.

¿Podemos imaginar un whatsapp donde los datos sean privados y sólo nuestros? ¿Una identidad digital creada a partir de la confianza y certificado de las entidades homologadas? ¿Una nueva manera de financiar negocios?

Sí, podemos imaginar, porque de hecho, blockchain ya es aquí para hacerlo realidad. ¡Seguimos profundizando en el próximo post!