En el último INFORMES PIMEC recogemos la evolución de la pyme industrial catalana el 2020 así como las perspectivas que ofrece el 2021. Se trata de la sexta edición de este tipo de ejercicio, que descansa en un sistema de encuestas a una muestra representativa de empresas industriales a las cuales se les pide información sobre la evolución de las principales variables económicas que definen la coyuntura: ventas, exportación, inversión y ocupación.

Un 64% del sector industrial vio reducir sus ventas el 2020 a remolque de la crisis provocada por el coronavirus. La caída fue del 11,4% respecto al 2019. El mercado de exportación también se resintió de la caída, concretamente un 42% del sector vendió menos afuera. Aun así, un 34% del sector exportó más que el año anterior.

INFORMES PIMEC
La pyme industrial el 2020 y perspectivas para el 2021.
Resultados sectoriales

Dos terceras partes del sector industrial hizo inversión, un porcentaje en línea con los resultados de los años anteriores, pero en volumen se invirtió menos. Las inversiones fueron destinadas sobre todo a aumentar la capacidad productiva (54%) y a aumentar la productividad (50%). En tanto a la ocupación, las empresas redujeron un 2% sus plantillas, teniendo en cuenta que una parte de sus trabajadores estuvieron en ERTE que no se contabiliza como destrucción de ocupación.

Globalmente el ejercicio 2020 ha sido un mal año en la medida en que más de la mitad del sector de las pymes industriales han obtenido unos resultados peores que los de 2019.

La previsión para el 2021 cuando se va la encuesta (del 7 al 15 de enero de este año) es globalmente optimista. Hay que tener presente que las empresas parten de un punto bajo (2020) y confían que no empeorará la situación de la pandemia y económica, sino al contrario, esperan la recuperación. Un 59% del sector cree que la actividad global mejorará (solo un 9% cree que disminuirá), un 39% que las exportaciones aumentarán (solo un 5% cree que se reducirán), un 37% que las inversiones aumentarán (solo un 14% cree que bajarán) y un 24% que aumentarán sus plantillas (frente a un 8% que creen que se reducirán).

Así pues, el 2020 ha sido un mal año para la pyme industrial catalana, si bien claramente menos malo que para otras actividades (turismo, restauración, etcétera) y hay depositadas esperanzas por un 2021 de recuperación. Veremos si el virus deja que se cumplan estas expectativas.