Corresponsabilidad

El diccionario nos dice: Responsabilidad compartida.

Una definición breve, clara y concisa. Estoy de acuerdo en que el tema en cuestión es muy sencillo; cada cual tiene que asumir su responsabilidad. Así pues, ¿por qué es tan complicado lograrlo?

Debemos tener la capacidad de responder ante nuestros actos, esto es responsabilidad.

La sociedad de hoy en día demanda corresponsabilidad en todos los ámbitos. Pero a mí me han pedido que hable del día de la mujer trabajadora.

¿Cuál creéis que es la corresponsabilidad que necesita una mujer trabajadora? De nuevo una respuesta fácil: la misma que un hombre, porque la responsabilidad no varía con el sexo sino con la educación que nos han dado o los roles que vienen impuestos por la sociedad.

La única responsabilidad diferente que tenemos las mujeres es la gestación; el resto, todo se puede hablar, acordar, mediar y decidir.

No tenemos que hacer nada que no queramos y por eso necesitamos, antes que nada, una base; la educación es como todo en la vida, la base de las personas. La educación nos enseña a conseguir el desarrollo integral de la personalidad. Hay que ser muy cuidadosos con lo que enseñamos a nuestros niños y con el ejemplo que les damos porque son los adultos del futuro.

Los que ya no somos niños y nos encontramos en el mundo laboral debemos luchar y trabajar para tener leyes que contribuyan a hacer posible esta corresponsabilidad.

Como mujer, quiero tener el derecho a cuidar de mis hijos cuando nacen, a reducir la jornada cuando son pequeños, a poder estar con ellos cuando están enfermos; y también quiero que este derecho no perjudique mi carrera profesional. Quiero que mi pareja tenga el mismo derecho a hacer lo mismo y, aunque existen leyes que lo regulan, no son suficientes si vemos la diferencia entre directivas y directivos o la brecha salarial existente. ¿Por qué ocurre esto? Está claro, ¡porque la responsabilidad recae sobre nosotras por el hecho de ser mujeres!

Como empresaria, quiero poder escoger a una mujer libremente sin tener miedo a que coja reducción de jornada u horas para llevar al niño o a la niña al médico… ¿¿Por qué siempre la madre??

Entre todos tenemos que cambiar esta sociedad para ser corresponsables: hombres, mujeres y empresa, pero sobre todo necesitamos leyes que promuevan la igualdad y que la corresponsabilidad sea no solo un deseo sino una realidad. ¿Nos ponemos manos a la obra?

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*

Previous Story

De empresarias y directivas no es necesario decir que son mujeres

Next Story

Nuevos retos de futuro para el asesor de la igualdad de oportunidades

Latest from Competitividad

Recuerdos y realidad

Mi nombre es Jenny Alayo Castañeda, peruana de nacimiento. Llegué a Barcelona hace más de 20