Mujer, madre, creadora, emprendedora y profesional autónoma. Cristina Martínez es desde hace 10 años una profesional autónoma que se dedica al mundo de la fotografía. Inició su carrera en el sector sanitario con la diagnosis de la imagen y, después de formarse en fotografía y diseño gráfico, creó su empresa “Delrvés” que ofrece, entre otras cuestiones: videos artísticos, fotografía emocional y social, encuadernaciones y sesiones fotográficas. Hoy en día, Delrvés cuenta con un espacio dentro del estudio de Monrós Copy Foto.

¿En qué consiste tu tarea diaria?

Me defino como una “creadora de oportunidades”. Mi sector ha ido experimentando en los últimos años muchos cambios a causa de la transformación digital y yo me he tenido que ir reinventando como profesional para adaptar mi negocio a los requerimientos de la clientela y a los cambios del mercado de trabajo. La dirección artística de esta empresa es la fotografía emocional, tanto en cel proceso creativo como en el gráfico.

Mi tarea diaria es gestionar mi empresa, pero también tengo otras responsabilidades importantes. Soy madre de dos hijos, de 8 y 4 años, y gracias al trabajo autónomo puedo gestionar mi tiempo y favorecer la conciliación laboral con mi vida personal. Cuando fui madre por primera vez, trabajaba para una empresa y mis horarios no me permitían la conciliación que tengo ahora mismo. Creo que, en este sentido, se tienen que hacer pasos adelante.

¿Cómo cuáles?

Creo que los colegios tendrían que adaptar los horarios escolares a los horarios laborales para que coincidan más y sea más fácil coordinar la entrada y la salida del trabajo con el hecho de llevar y recoger a los niños y las niñas de la escuela. Yo soy madre separada con dos hijos a cargo y resulta muy complicado ajustar los horarios.

Además, creo que tendríamos que seguir los ejemplos de otros países como Suecia o Noruega, que dan ayudas económicas a los padres y madres y donde los permisos por nacimiento son de un año, o más.

¿Con qué dificultades te encuentras como profesional autónoma y qué cuestiones crees que hay que mejorar de cara a hacer más competitivo el colectivo?

Es cierto que los profesionales autónomos nos encontramos con muchas dificultades que cualquier persona trabajadora de una empresa no tiene, como pagar gastos: material, alquiler… Por otro lado, no nos podemos permitir el lujo de descansar como es debido cuando estamos enfermos puesto que, si no vamos a trabajar, aquel día no facturamos.

Las personas autónomas somos expertas en ir dando pasos pequeños, asegurando cada uno de ellos, en el camino del crecimiento de nuestro negocio. Como defiende PIMEC, creo que hace falta más ayudas al emprendimiento y al colectivo de autónomos, que pagamos muchos impuestos y a menudo tenemos que gestionar trámites demasiados burocratizados. Además, son necesarias más ayudas a la segunda oportunidad, como el programa emppersona de la Fundación PIMEC, que acompaña personalmente y profesionalmente a las personas empresarias en momentos de dificultad.

Por otro lado, yo me he encontrado con que los autónomos que, en algún momento de nuestra carrera profesional queremos hacer un cambio y trabajar para una empresa, tenemos muchas dificultades porque existe la falsa creencia de que no nos podemos adaptar porque estamos acostumbrados a trabajar de una manera y con unos tiempos concretos.

¿Qué opinas de la formación?

Ser autónoma me ha permitido hacer las cosas como quiero, como a mí me gustan, experimentando y aprendiendo cada día de mí misma y también de mis clientes. Tengo formación en fotografía y diseño gráfico; esto me ha permitido adquirir unos conocimientos que son básicos para desarrollar mi actividad de una manera innovadora y artística.

¿Delrvés? ¿Qué historia tiene el nombre de tu empresa?

Pues es una historia bonita, de superación. Es una empresa que ha tenido y tiene todavía algunas dificultades. En los inicios, lo tenía todo en contra, pero aun así conseguí abrir el estudio. Lo tuve que hacer porque tuve mi primer hijo. No fue una etapa fácil porque vivía un momento complicado a nivel personal y económico y parecía que todo mi mundo se encontraba “del revés”. Por eso, decidí ponerle este nombre a mi negocio.

¿Cómo consigues superar estas dificultades?

Con mucho de esfuerzo personal, dedicando mucho tiempo y todos los recursos económicos que puedo. Cuesta mucho sacar mi profesión artística y artesanal adelante, sin descuidar otros aspectos de mi vida profesional y familiar.

También, gracias al apoyo de amigos y de mi familia y con la ayuda de la Fundación PIMEC, que a través del programa emppersona me ha permitido levantar de nuevo la empresa después de verme obligada a dejar mi actividad profesional parada durante un tiempo. Cuando estás emocionalmente tocada y te faltan las fuerzas para continuar, programas como éste te ayudan a superar miedos y a salir adelante.