Cada vez el entorno digital es más importante en el mundo empresarial. La mayoría de pymes no se esperan a salir en las noticias, las crean ellas mismas y las distribuyen. Pero no es lo mismo la manera cómo nos comunicamos en un medio tradicional que la manera cómo lo hacemos en las redes sociales.

Las redes sociales son un espacio indefinido donde los usuarios comparten los contenidos que generan e interactúan entre ellos. Se trata, pues, de un entorno muy diferente. Allí la comunicación no es unidireccional (de la empresa hacia un público), sino multidireccional (de la empresa hacia el público y del público hacia la empresa).

La comunicación en las redes sociales no es unidireccional, sino multidireccional

Esto implica una serie de cosas:

  1. La extensión de los textos es menor (por ejemplo, un tuit sólo admite 280 caracteres)
  2. El público al que nos dirigimos es muy variado (cualquier persona del mundo nos puede encontrar)
  3. Los usuarios pueden responder directamente al mensaje que hemos enviado o, incluso, interpelarnos

El lenguaje en Internet se caracteriza por la hipertextualidad, la interactividad, la inmediatez y el contenido multimedia. De la misma manera, en las redes sociales se cumplen estos estándares. Debemos procurar añadir enlaces a todas nuestras publicaciones, crear contenidos en varios formatos que se combinen (escrito, visual y auditivo) y hacerlo con una periodicidad frecuente para mantener la atención de los usuarios.

El lenguaje en Internet se caracteriza por la hipertextualidad, la interactividad, la inmediatez y el contenido multimedia

También se recomienda que el lenguaje que se utiliza en las redes sociales sea:

  • Más directo (que interpele al usuario)
  • Más informal
  • Que incluya emoticonos
  • Se añada algún hashtag

Para abordar con eficiencia la comunicación en las redes sociales es necesario establecer lo que se denomina un Social Media Plan, un plan que establece la estrategia a seguir. Los pasos son los siguientes:

  1. Análisis previo: hacer un DAFO interno y comprobar la notoriedad y presencia digital de las empresas que son competencia
  2. Definición de los objetivos
  3. Definición del target
  4. Selección de las plataformas digitales: cabe destacar que hay dos tipos de redes sociales, las horizontales (de temática y audiencia general, como por ejemplo Twitter) y las verticales (que tienen una temática y audiencia muy específicas, como por ejemplo Linkedin)
  5. Posicionamiento y enfoque
  6. Ejecución de la estrategia
  7. Analítica de las medidas

Nos podemos encontrar con trolls, cuentas falsas creadas para hundir la imagen de una empresa o marca

Además, a veces nos podemos encontrar con trolls, cuentas falsas para hundir la imagen de una empresa o marca, que intenten perjudicar a nuestra organización. Ante esta situación se recomienda seguir los siguientes pasos:

  1. Ignorarlos
  2. Contestarlos adecuadamente
  3. Bloquearlos

De esta manera se evita darles más notoriedad y publicidad a expensas de nuestra empresa. Intentar contestarles o entrar en la polémica no ayudaría a la imagen de la empresa y podría llegar a crear alguna situación incómoda que acabase haciéndose viral.

En resumen, hay que entender que las redes sociales son un medio diferente que necesita de un trato diferente. Es un entorno mucho más complejo que requiere que la empresa sea mucho más flexible y adaptativa.