Hoy en día es muy importante construir una red de contactos y hacer networking , no sólo para encontrar nuevos clientes y proveedores, sino que puedas ser conocido y recomendado por otras personas.

Sí, es cierto que muchas veces no se tiene tiempo, no se encuentra este espacio en su día a día para llamar, visitar, fidelizar … pero existen otras maneras para mantener la relación con otras empresas que ahorran tiempo y esfuerzos . Una buena manera, entre otras, es asistir a jornadas informativas sobre aspectos concretos de la pyme.

Normalmente, al final de éstas, se deja un espacio para que los asistentes puedan interrelacionar e intercambiar tarjetas de visita.

El boca a boca funciona, y mucho, en el sector pyme. ¡Hacemos que hablen de nosotros y nos conozcan!

Esto está muy bien, pero a nosotros nos gusta más las jornadas que dan un paso más y están enfocadas en esta última parte. Son las que nombramos jornadas networking que organizan muchas empresas especializadas e instituciones.

Es una muy buena oportunidad para conocer la actividad de otras empresas del mismo territorio, hacer nuevos contactos y ampliar tu cartera de clientes y proveedores. Es por eso que es muy importante tener en cuenta algunas buenas prácticas para tener éxito en estos encuentros networking.

Las 7 buenas prácticas del networking

 Escucha, no quieras acaparar todo el discurso. Tienes que escuchar para ser escuchado. Es necesario mostrarte cercano a la persona y esto se consigue si muestras interés por lo que dice. Oye, pregunta si tienes dudas, pero sobre todo no caigas en el “y yo más”. La empatía es una cualidad que cualquier comercial o empresario debe practicar para tener éxito.

Trabaja tu comunicación no verbal. ¿qué gestos haces, cómo te mueves, qué postura adoptas ante tu discurso? La comunicación no verbal representa un 65% del impacto de tu mensaje.

Tener el discurso preparado e interiorizado. Si la comunicación no verbal representa un gran porcentaje del impacto de tu mensaje, no podemos dejar de lado la comunicación verbal. Deberás tener dos o tres ideas clave para comunicar, y en función de tu interlocutor, adaptar tu mensaje para que pueda encajar a sus necesidades.

Sorprender a tu público. Es una virtud en todos los grandes oradores. Pensamos en los grandes eventos y los conferenciantes de más éxito, todos tienen algún elemento de sorpresa. Quizás llevar una tablet y tener preparado un vídeo para mostrar tu interlocutor, una tarjeta de visita en 3D, un obsequio …

Si no te interesa, no desconectes de la conversación. Volvemos con la comunicación no verbal. Si hablas con alguna persona que no te interesa lo que te está explicando, escucha igualmente. La vida puedes dar muchas vueltas, ¿quien dice que dentro de unos años no te irá bien lo que te está proponiendo? Muéstrate atento y si es necesario, rechaza lo que te propone con educación y tacto.

Tener claro que no todo es vender. En estas sesiones de networking mundo quiere vender, pero alguien tendrá que comprar para que se dé el networking, ¿verdad? Ir con la mente abierta y dejar que otra empresa te presente sus productos o servicios y entrar a valorar si te pueden interesar, también forma parte del juego.

Sé sincero. Esta es la norma básica de cualquier comercial. No vendas lo que no puedes o lo que no tienes. Ante todo, es necesario ser sincero y explicar exactamente qué ofreces.