El observatorio de la PIMEC, presentó en mayo de 2016 un informe que expone evidencias del desajuste entre la cualificación de la población y las competencias necesarias por parte de la empresa ( Estudio Formación y empleo en Cataluña y comparativa con algunos países europeos ) . Ofrece la FP una formación adecuada a los requerimientos del mercado de trabajo?

Estudios ponen de manifiesto que modelo de aprendizaje en el centro de trabajo es clave

Este informe se ha complementado con la publicación de dos estudios en febrero de 2017, también por parte de este observatorio, que ponen de manifiesto el gap estructural en la relación entre las empresas y el sistema de formación profesional.

En uno de estos estudios ( Doce empresas industriales ante la FP inicial ) se hace un análisis de casos con empresas del sector industrial que acaba constatando que nos encontramos ante un mercado de demanda de personas con formación profesional , con déficit de oferta de personas con formación en las especialidades necesarias, constatando de nuevo el desajuste con el que iniciaba este post.

El otro estudio ( Experiencias en FP industrial inicial ) recoge algunas buenas prácticas en el impulso de vías de colaboración entre centros educativos y las empresas, para dar respuesta a la necesidad de ligar mejor la oferta formativa profesional y la demanda del mercado laboral .

En este contexto el modelo de aprendizaje en el centro de trabajo es clave para contribuir al ajuste entre las competencias de las personas que cursan los estudios y las necesidades de las empresas.

Se hace imprescindible la participación de las empresas en el proceso formativo

Para el desarrollo de algunas de estas competencias profesionales se hace imprescindible la participación de las empresas en el proceso formativo , que además de otros beneficios asociados, como la generación de un mayor vínculo del estudiante con la empresa, la integración en la cultura empresarial, y una clara mejora de la empleabilidad, facilitará la transición entre el mundo de la escuela y el del trabajo.

Son numerosas las experiencias de otros países en la implantación de modelos de alternancia como la Formación Profesional Dual . Estas políticas nos pueden ayudar a entender qué modelo de es el más idóneo, sin embargo, hay que tener en cuenta las necesidades de formación y cualificación profesional de Cataluña, así como su tejido productivo, para definir qué organización y metodología será la más efectiva y viable .

Què és la Formació Professional Dual?

En este sentido, hay que abordar también las variables que actualmente dificultan la implantación de estos modelos a las empresas, junto con la propia dificultad de asumir los costes inherentes de la formación de los aprendices, como la disponibilidad de los requisitos necesarios de la FP Dual dentro las empresas, es decir, recursos humanos y técnicos, sobre todo si tenemos en cuenta que el tejido productivo catalán está fuertemente caracterizado por una alta presencia de microempresas y pequeñas empresas, que representan más del 95% del total.

FP Dual, recuperant el model de l’aprenent

El reto que se nos presenta gira en torno la necesidad de tender hacia un modelo que impulse, y más adelante consolide, la participación de las empresas, y especialmente las pymes, en las políticas de Formación Profesional Dual, a fin de contribuir a la mejor adecuación de la formación a los requerimientos del mercado de trabajo , mejorando así la empleabilidad de las personas y la implicación de las empresas en la calificación, mejorando así la adaptación de la formación a los cambios en las empresas y, consecuentemente, en la competitividad.